lunes, 23 de abril de 2018

CREMA DE APIO, COLIFLOR Y RULO DE CABRA AL TOMILLO LIMÓN


En mi despensa siempre hay una cantidad considerable de verduras, con algunas de ellas he preparado una crema de apio y coliflor muy rica, y a partir de ahora forma parte de mi recetario






Ingredientes:

1 cebolla fresca, pelada y picadita.

4 pencas de apio verde con sus hojas, picadito.

300 gramos de coliflor con tronco, picadita.

100 gramos de brócoli con tronco, picadito.

150 gramos de calabacín verde con piel, picadito. 

1 rama pequeña de tomillo limón fresco.

1 rama pequeña de romero fresco.

1 rama pequeña de estragón fresco.

50 - 60 gramos de queso rulo de cabra.

2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

Sal rosa del Himalaya.

Pimienta negra recién molida.

Para decorar:

Unas ramitas de tomillo limón.

Unas gotas de aceite de oliva virgen extra al ajo negro.






Preparación:

Ponemos una olla al fuego, añadimos el aceite de oliva, cocinamos a fuego medio, cuando el aceite esté caliente, añadimos la cebolla picada y rehogamos unos minutos hasta que tome color, luego añadimos el apio y seguimos rehogando 3 - 4  minutos, añadimos la coliflor y el brócoli picados, rehogamos unos 5 minutos, removiendo de vez en cuando, añadimos los trozos de calabacín y las hierbas frescas enteras -el tomillo limón, el romero y el estragón-, tapamos la olla, bajamos el fuego a temperatura suave y dejamos sudar las verduras unos 5 - 7 minutos, removiendo alguna vez.

Añadimos el caldo hasta cubrir las verduras un dedo por encima, salpimentamos, subimos el fuego y llevamos a ebullición, bajamos el fuego y dejamos cocer a temperatura suave unos 20 minutos o hasta que la verdura esté tierna, retiramos del fuego y añadimos el queso rulo de cabra.

Trituramos las verduras en la batidora hasta conseguir un puré de textura fina, pasamos por el colador chino y vertemos de nuevo la crema en la olla para calentarla a temperatura suave.

Servimos en cuencos individuales, decoramos con una ramita de tomillo limón y unas gotas de aceite.













miércoles, 18 de abril de 2018

CRUMBLE DE CIRUELA CON AVENA Y CANELA


La canela le da a este pastel con frutas un toque especial, y los copos de avena aportan una consistencia nueva, distinta a la del crumble original, la ciruela queda tierna y jugosa, un delicioso postre inglés que podemos acompañar con helado de vainilla, natillas o compota de frutas





Ingredientes (para 4 personas):

500 gramos de ciruelas rojas tiernas.

40 gramos de azúcar de caña integral.  

1/2 cucharadita -de las de té- de canela molida.

Para el crumble de avena:

100 gramos de copos de avena.

100 gramos de harina de espelta.

1 cucharadita -de las de té- de canela molida.

100 gramos de mantequilla reblandecida, cortada en daditos.

40 gramos de azúcar de caña integral.





Preparación:

Calentamos el horno a 170º C, calor arriba y abajo.

Lavamos y cortamos por la mitad las ciruelas -con la piel-, quitamos el hueso y cortamos en cuartos, colocamos los trozos de ciruela en una fuente refractaria y espolvoreamos con el azúcar y la canela.

Para el crumble: echamos en un cuenco los copos de avena, la harina y la canela, mezclamos y añadimos la mantequilla, mezclamos y deshacemos con los dedos hasta que adquiera la consistencia de pan rallado, luego añadimos el azúcar y removemos para que se mezcle bien.

Con una cuchara vamos colocando el crumble sobre las ciruelas y alisamos la superficie sin aplastar.

Horneamos durante 40 minutos o hasta que la superficie esté crujiente, tenga un color dorado, y las ciruelas estén tiernas al pincharlas con la punta de un cuchillo.

Retiramos del horno y servimos este postre templado o frío, acompañamos con un poco de helado de vainilla o con lo que más nos guste.






Notas:

He utilizado azúcar moreno de caña integral Java, procedente de Isla Mauricio, tiene un sabor suave, con notas de vainilla, caramelo y mantequilla, y le va muy bien a este postre.













lunes, 16 de abril de 2018

COLIFLOR AL VAPOR CON SALSA RAVIGOTE


La salsa ravigote se sirve principalmente con comida sencilla, como carne cocida fría o caliente, pollo o pescado cocido o verduras al vapor, en esta ocasión ha quedado un plato muy vistoso, unos ramilletes de coliflor de colores y romanescu que combina bien con esta aromática salsa





Ingredientes:

1 bandeja de coliflor de colores con romanescu.

Para la salsa ravigote (200 mililitros de salsa):

3 yemas de huevo cocido.

1 yema cruda.

1 cucharadita -de las de té- de mostaza francesa.

150 mililitros de aceite de oliva virgen extra.

1 cucharada sopera de perejil fresco, picadito.

1 cucharadita -de las de té- de chalote, picadito.

1/2 cucharadita -de las de té- de cebollino o cebolleta, picadito.

1/2 cucharadita -de las de té- de alcaparras, picaditas.

1/4 de cucharadita -de las de té- de estragón fresco, picadito.

1 o 2 cucharaditas -de las de té- de zumo de limón o de vinagre de vino.

Sal y pimienta negra recién molida.





Preparación:

Lavamos y escurrimos los ramilletes de coliflor y de romanescu, cocemos al vapor hasta que las verduras estén al dente, es decir, tiernas pero enteras.

Mientras preparamos la salsa ravigote: pasamos por un colador aplastando bien las yemas cocidas, para que se deshagan sobre un cuenco, añadimos la yema cruda y mezclamos hasta que quede suave.

Añadimos batiendo, la mostaza, luego el aceite de oliva en chorrito fino, batiendo continuamente, como para la mayonesa.

Incorporamos el perejil, chalote, cebollino o cebolleta, alcaparras y estragón, todo bien picado, y sazonamos a nuestro gusto con zumo de limón o vinagre de vino, sal y pimienta.

Servimos las verduras cocidas con la salsa ravigote muy fría. 











martes, 10 de abril de 2018

JAJA SA SIROM (gratinado serbio de queso)



Esta receta pertenece a un libro de cocina internacional bastante antiguo, viene en el apartado de recetas yugoslavas, un país disuelto hace años para dar paso a los seis países que existen en la actualidad: Bosnia y Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Montenegro y Serbia, aunque creo que es un plato serbio igual se prepara en el resto de países, lo mejor es disfrutarlo recién salido del horno acompañado de pan crujiente, es una buena opción para tomar a la hora de cenar





Ingredientes:

200 gramos de queso feta.

25 gramos de mantequilla, en cuadritos.

4 huevos medianos, ligeramente batidos.

50 mililitros de nata liquida o leche.

Una pizca de sal.

1 pellizco de pimentón dulce de la Vera.

Para acompañar:

Pan de barra crujiente, cortada en rodajas finas.





Preparación:

Ponemos el queso feta en un cuenco con agua fría y dejamos en remojo durante 1 hora para quitar el exceso de sal.

Calentamos el horno a 190º C, calor arriba y abajo.

Escurrimos y desmenuzamos el queso feta.

Untamos de mantequilla el fondo de dos cazuelas de barro de 12 cms. de diámetro, dividimos el queso en dos partes y repartimos entre las cazuelas, colocamos encima del queso la mitad de los cuadritos de mantequilla

Mezclamos la nata o leche con los huevos y sazonamos con una pizca de sal, vertemos la mezcla entre las dos cazuelas, distribuimos por encima el resto de cuadritos de mantequilla y horneamos unos 35 minutos o hasta que la mezcla esté cuajada, bien subida y tostada por arriba.

Retiramos del horno, espolvoreamos las cazuelas con un pellizco de pimentón y servimos enseguida con las rodajas de pan. Tomamos enseguida.











domingo, 8 de abril de 2018

MAAFÉ (guiso senegalés de verduras)



El maafé o mafé es un plato típico de Senegal y de gran parte de África Occidental, consiste en un guiso de pollo, cordero o ternera con hortalizas en salsa de cacahuete, si omitimos la carne tenemos una deliciosa receta vegetariana, se sirve con arroz largo cocido; la manteca de cacahuete que utilizo no contiene sal ni azúcares añadidos, es cien por cien cacahuete





Ingredientes:

1 cebolla pequeña, pelada y picada finamente.

2 cucharadas soperas de aceite de cacahuete o de oliva virgen extra.

4 tomates pera maduros, cortados en trozos.

1 pimiento rojo grande -sin pedúnculo ni semillas-, cortado en trozos.

1 berenjena grande.

2 zanahorias medianas.

1 patata roja mediana.

1 boniato blanco mediano.

4 o 5 ramilletes de brócoli, cortados por la mitad.

3 cucharadas soperas de manteca de cacahuete.

4 vasos de caldo de verduras.

Para acompañar:

Arroz largo cocido.





Preparación:

Lavamos, cortamos las berenjenas en dados regulares y dejamos en un cuenco con agua y una pizca de sal durante 30 minutos o algo más, luego dejamos que escurran sobre un colador grande.

Echamos en el vaso de la batidora los trozos de tomates y pimiento para reducir a puré, pasamos por el colador chino y reservamos.

Ponemos una olla con el aceite a fuego medio, cuando esté caliente añadimos la cebolla, tapamos y sofreímos unos minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que esté transparente y tenga color, añadimos el puré de tomate y pimiento que teníamos reservado junto con una pizca de sal, mezclamos, tapamos y dejamos cocer durante 10 minutos, removiendo alguna que otra vez.

Mientras pelamos y cortamos en rodajas las zanahorias.

Pelamos y cortamos en dados regulares la patata y el boniato blanco.

Incorporamos a la olla la verdura troceada -berenjenas, zanahorias, patata y boniato-.

Desleimos la mantequilla de cacahuete en un vaso de caldo  y vertemos en la olla, añadimos el resto de caldo de verduras -3 vasos-, mezclamos con cuidado y dejamos cocer medio tapado durante 25 minutos o hasta que la verdura esté tierna pero al dente.

Mientras cocemos al dente los ramilletes de brócoli en una olla al vapor.

Cuando esté listo el guiso añadimos el brócoli cocido y mezclamos.

Servimos el guiso de verduras sobre una cama de arroz largo cocido.





Si quieres hacer el caldo de verduras casero:

1 cebolla pequeña, 2 puerros, 2 ramas de apio, 2 zanahorias, 1 chirivía, 1 tomate maduro, 2 ramitas de perejil, 1 hoja de laurel, 4 granos de pimienta negra, sal y una cucharada de aceite de oliva virgen extra; para hacer un buen caldo de verduras utilizaremos 500 gramos de verdura por litro de agua.

Troceamos todas las verduras, lavamos bien, dejamos escurrir y salteamos el aceite en una olla a fuego muy bajo durante varios minutos, añadimos un litro de agua, perejil, laurel, sal y pimienta, tapamos, dejamos cocer a fuego medio durante 40 minutos, después colamos y reservamos.











jueves, 29 de marzo de 2018

SOPA GRIEGA DE HORTALIZAS ASADAS


Esta sopa es un poco entretenida en su elaboración porque las hortalizas van asadas previamente,  pero merece la pena por el sabor tan suave y agradable que tiene, un plato de la cocina griega ideal para tomar en los fríos días de invierno porque reconforta y nos aporta vitaminas y minerales





Ingredientes:

2 berenjenas.

4 tomates medianos maduros.

2 pimientos rojos medianos para asar.

1 cebolla fresca mediana, pelada y entera.

2 dientes de ajo enteros y con la piel.

4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

Una ramita de orégano o romero fresco.

1.500 mililitros de caldo de verduras. 

Sal y pimienta negra recién molida.

Para decorar:

1 ramita de romero, albahaca o perejil fresco picadito.





Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

Pinchamos las berenjenas con un tenedor y ponemos en una bandeja refractaria, añadimos las hortalizas restantes y rociamos con 2 cucharadas de aceite de oliva.

Asamos las hortalizas en el horno, a los 30 minutos retiramos los tomates y dejamos las demás que se sigan haciendo otros 30 minutos o hasta que estén bien tiernas y la piel de los pimientos esté chamuscada.

Retiramos las hortalizas del horno y pasamos a un cuenco, cubrimos con un paño de cocina húmedo y dejamos que se enfríen.

A continuación, partimos las berenjenas por la mitad, retiramos la pulpa y dejamos en un cuenco.

 Pelamos los tomates, partimos por la mitad, despepitamos y echamos la pulpa en el cuenco.

Pelamos los pimientos sobre el cuenco para recoger el jugo, quitándoles el tallo, despepitamos y echamos la pulpa en el cuenco.

Partimos la cebolla en cuartos y agregamos al cuenco.

Por último, incorporamos los ajos pelados y el jugo que haya quedado en el cuenco donde se han enfriado las hortalizas.

Calentamos las otras dos cucharadas de aceite en una olla, añadimos las hortalizas con su jugo, la ramita de orégano o de romero, la sal y la pimienta y rehogamos durante 30 minutos a fuego lento, removiendo de vez en cuando.

Añadimos el caldo, llevamos a ebullición y dejamos cocer durante 30 minutos a fuego lento.

Retiramos la sopa del fuego y dejamos entibiar, trituramos con la batidora para reducir a puré, pasamos por el colador chino, echamos de nuevo en la olla y calentamos a fuego muy suave.

Servimos en cuencos individuales y adornamos con romero, albahaca o perejil picadito.





Si quieres hacer el caldo de verduras casero:

1 cebolla pequeña, 2 puerros, 2 ramas de apio, 2 zanahorias, 1 chirivía, 1 tomate maduro, 2 ramitas de perejil, 1 hoja de laurel, 4 granos de pimienta negra, sal y una cucharadas de aceite de oliva virgen extra, lo ideal para hacer un buen caldo de verduras es utilizar 500 gramos de verdura por litro de agua.

Troceamos todas las verduras, lavamos bien, dejamos escurrir y salteamos el aceite en una olla a fuego muy bajo durante varios minutos, añadimos un litro de agua, perejil, laurel, sal y pimienta, tapamos, dejamos cocer a fuego medio durante 40 minutos, después colamos y reservamos.












martes, 27 de marzo de 2018

ENSALADA MARROQUÍ CON FRUTA



La ensalada marroquí se prepara con tomate, cebolla y pepino, el aliño lleva zumo de limón en lugar de vinagre, cilantro fresco picadito y una pizca de comino molido, se puede tomar así o acompañarla con fruta, manzana y naranja, por último, decoramos con una fresa grande y una pizca de azúcar espolvoreada por encima, un plato ligero y sano que está realmente bueno 





Ingredientes (para 2 personas):

1 tomate grande maduro pero entero, sin semillas y cortado en dados muy pequeños.

1 cebolla fresca, pelada y cortada en dados muy pequeños.

 1 pepino mediano, pelado y cortado en dados muy pequeños.

Para el aliño:

1 pizca de comino molido.

1 cucharadita -de las de té- de cilantro fresco, picadito.

El zumo de 1 limón pequeño.

2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

Sal.

Para acompañar:

1/2 naranja de mesa, pelada y cortada en triángulos pequeños.

1/2 manzana Fuji o similar, pelada y cortada en láminas finas.

Para decorar:

1 fresa grande. 

1 pizca de azúcar de caña integral.





Preparación:

En un cuenco echamos el tomate, la cebolla y el pepino picados, el cilantro, la pizca de comino, la sal, el zumo de limón y el aceite de oliva, removemos para que se mezclen bien los ingredientes.

Colocamos la ensalada en un plato llano -a la que daremos forma circular-, colocamos alrededor las láminas de manzana, ponemos sobre cada manzana un triangulo de naranja y decoramos con la fresa -a la que hemos hecho un par de cortes-, espolvoreamos con el azúcar y servimos.