sábado, 30 de noviembre de 2013

PESCADA EN BLANCO




La pescada en blanco es un plato tradicional de pescado con verduras que no debe desaparecer de nuestra mesa por los beneficios que aporta a nuestro organismo, por ejemplo: cuando estás enfermo te tomas un vaso de caldo bien caliente con un poco de limón exprimido, seguro que te reconforta y te quita el frío del cuerpo al instante; en la costa malagueña siempre se le ha llamado pescada en blanco a esta forma de preparar la merluza, en otros lugares se dice pescada cocida, es la misma receta







Ingredientes (para 4 personas):

500 gramos de merluza de pincho de la parte de la cabeza.

2 dientes de ajos.

1 cebolla mediana.

 2 tomates maduros.

 1 pimiento verde grande.

 2 patatas medianas.

 Unas ramitas de perejil.

  1/2 cucharadita de sal.

Un chorrito de aceite de oliva virgen extra. 








Preparación:

Pelar los ajos y dejarlos enteros, pelar la cebolla y partirla en dos, lavar y partir los tomates en dos, 

dejarles la piel, lavar, quitar la cabeza al pimiento, partir en dos y quitar las semillas del interior, pelar

 y lavar las patatas, cortarlas en rodajas gruesas con el cuchillo (pero sin llegar a cortar toda la patata, 

la terminamos de cortar nosotros haciendo fuerza para arriba con el cuchillo, arrancándola, siempre 

 corto la patata de esta forma para cocerla), lavar el perejil y dejar entero, reservar.

Poner una olla al fuego con dos litros de agua, añadir la verdura (los ajos, la cebolla, los tomates, el 

pimiento, las patatas y el perejil), añadir un chorrito de aceite de oliva virgen extra, la sal y dejar 

cocer a fuego medio durante 20 minutos, pasado este tiempo añadir la cabeza de merluza  lavada y

 dejar hacer 10 minutos o hasta que veamos que las patatas y el pescado están bien cocidos.

Apartar la olla del fuego, sacar la pescada a un plato para limpiarlo de piel y espinas, desmenuzar el 

pescado en trozos medianos y repartir entre los cuencos o platos de los comensales, sacar las 

patatas cuidando que no se rompan y repartir también en los cuencos, colar el caldo para dejarlo 

limpio de verduras, añadir caldo a cada cuenco.

 Exprimir un poco de zumo de limón por encima.

 Consumir bien caliente.

En casa nos gusta este caldo solo con las patatas y el pescado, sin las verduras, pero si prefieres con verduras puedes añadirlas.









Notas:

El motivo por el que publico esta receta -tan habitual en los hogares españoles, al menos eso creo-, es simplemente compartirla a través de internet para que no se pierda nuestra cocina tradicional porque ello implica perder nuestras raíces, aunque acojamos recetas de otros lugares, aunque innovemos en la cocina, que está muy bien y es fascinante, no podemos olvidar nunca nuestro legado.
















jueves, 28 de noviembre de 2013

TIRAMISÚ CON OSITOS LULU




Esta receta venia escrita en la tapadera del queso mascarpone que compré, cambié el ron por coñac, añadí un huevo más porque dos me parecía poca cantidad, utilice ositos Lulu porque no tenia en casa bizcochos de soletilla -son los que utilizo siempre para esta receta-, el nombre de este postre italiano significa, en dialecto veneciano, "levántame" y obedece al efecto tónico del café y del coñac, lo ideal es hacerlo con un queso graso italiano que se llama mascarpone, pero si no disponemos de él, podemos prepararlo con natillas, es el postre perfecto para acabar una comida o cena especial.












Ingredientes (para 4 personas):

250 gramos de queso mascarpone.

3 huevos.

3 cucharadas de azúcar.

4 bizcochitos Lulu.

2 cucharadas de coñac.

Una pizca de sal.

Café molido para hacer café fuerte.

Para decorar necesitamos cacao en polvo (yo utilice cacao en polvo sin azúcar Valor).











Preparación:

Lo primero que haremos es preparar una taza de café fuerte, dejamos enfriar, añadimos el coñac, mezclamos y reservamos.

Cortamos los bizcochitos longitudinalmente, en cuatro trozos cada uno, como se muestra en la foto.
Separamos las claras de las yemas, batimos las yemas con el azúcar hasta que tengan una consistencia espumosa y adquieran color blanco, añadimos el mascarpone y batimos todo junto, reservamos.

Ponemos las claras de huevo con una pizca de sal en un cuenco de cristal y montamos a punto de nieve con batidora de varillas o eléctrica, añadimos a la crema de mascarpone que hemos preparado anteriormente y mezclamos bien, con cuidado de que no se bajen las claras.

Pasamos a montar el tiramisú: en el fondo de cuatro vasos que tengan la abertura ancha ponemos en cada uno un par de trocitos de osito Lulu empapados previamente en la mezcla de café y coñac, añadimos un poco de crema de mascarpone, otra capa igual de bizcocho y otra de mascarpone, que queden los vasos casi llenos, espolvoreamos con cacao en polvo con un colador, dejamos varias horas en el frigorífico, incluso mejor de un día para otro.

He adornado el tiramisú con una moneda de chocolate con frutos secos.











Notas:

Puse poca cantidad de bizcochitos para que no resultara muy pesado, si ves que son pocos le puedes añadir un par de ellos más.

















































SOPA DE APIO Y QUESO AZUL

 
 Hoy toca sopa calentita para cenar, tiene un sabor muy suave, pero es un plato consistente, lleva nata, yemas de huevo, queso azul y una cabeza entera de apio, estamos tomando proteínas, lácteos y vitaminas en cantidad, con los picatostes también añadimos cereales
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ingredientes:
 
1 cabeza entera de apio, sin hebras y picadita.
 
  2 cebollas medianas, peladas y picadas.
 
 100 gramos de queso azul.
 
 2 yemas de huevo.
 
 150 gramos de nata líquida.
 
 1 litro de caldo de verduras.
 
25 gramos de mantequilla.
 
 1/2 cucharadita de sal y una pizca de pimienta negra recién molida.
 
Para la guarnición:
 
Un trozo pequeño de pan de cualquier variedad, si es duro mejor.
 
Aceite de oliva virgen extra.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
Preparamos los costrones de pan frito, cortamos el pan en dados pequeños, ponemos una sartén con aceite de oliva en el fuego, cuando esté bien caliente añadimos el pan, freímos dándole vueltas continuamente para que se haga igual por todos lados y cuidando que no se quemen, retiramos del fuego y dejamos en un plato con papel absorbente.
 
Derretimos la mantequilla en un olla, añadimos el apio y las cebollas, tapamos y dejamos cocer lentamente durante 10 minutos, removemos de vez en cuando hasta que las verduras se ablanden algo pero sin que lleguen a tomar color, añadimos el caldo, la sal y llevamos a ebullición y dejamos cocer a fuego lento destapado durante 25-30 minutos o hasta que las verduras estén muy tiernas.
 
Retiramos del fuego y pasamos por la batidora para reducir a puré, colamos con un colador chino, pasamos de nuevo a la olla y calentamos a fuego lento sin que llegue a hervir.
 
Quitamos la corteza del queso azul y aplastamos con un tenedor para hacer una crema, batimos con un tenedor las yemas con la nata para obtener una consistencia suave, añadimos el queso azul poco a poco y mezclamos bien, procurando que no queden grumos, añadimos dos cucharadas de sopa, mezclamos y vertemos esta mezcla a la sopa, removemos continuamente hasta que espese, sin que llegue a hervir porque se pueden cortar las yemas, salpimentamos.
 
Servimos en cuencos individuales con los costrones de pan fritos. 
 
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Notas:
 
Una cabeza de apio se refiere a todo el manojo de apio entero, a todos los troncos y hojas que lo componen, yo utilice una cabeza de apio que pesaba 547 gramos, para que os sirva de referencia.
 
La nata que he utilizado es al 18% de grasa, para no aumentar mucho las calorías, ya que también lleva queso azul y yemas de huevo, alimentos bastante energéticos.
 
Las claras de huevo como no la vamos a utilizar en esa receta podemos congelarlas en un recipiente apto para congelador y emplearlas en la elaboración de otra receta que lo requiera.
 
El apio contiene vitamina B1, B2, B9, B16, vitamina E, betacarotenos, remineraliza el organismo, es diurético y cardioprotector, además de tener otros muchos beneficios.
 
La cebolla contiene vitamina A, vitamina C, vitamina B3, calcio, hierro.
 
 



Si quieres hacer el caldo de verduras casero:

1 cebolla pequeña, 2 puerros, 2 ramas de apio, 2 zanahorias grande, 1 chirivía, 1 tomate maduro, 2-3 ramitas de perejil, 1 hoja de laurel, 3-4 granos de pimienta negra, sal y 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, lo ideal para hacer un buen caldo de verduras es utilizar 500 gramos de verdura por litro de agua.
 
Troceamos todas las verduras, lavamos bien, dejamos escurrir y salteamos con un par de cucharadas de aceite en una olla a fuego muy bajo durante varios minutos, añadimos un litro de agua, perejil, laurel, sal y pimienta, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante 40 minutos, pasado este tiempo colamos el caldo y reservamos.
 
 
 
 




 
 






 
 

martes, 26 de noviembre de 2013

TORTILLA DE PATATAS



Esta tortilla la hice para la celebración de la semana cultural del cole de mi hijo, salió una tortilla bastante grande, las cantidades que doy en esta receta es para una tortilla más pequeña, si la queremos hacer igual de grande doblamos los ingredientes y listo






Ingredientes:

750 de patatas especiales para freír -suelo comprar patatas de Sanlúcar de Barrameda en Cádiz, para mí son las mejores-.

 6 huevos.

 1 cebolla pequeña.

Aceite de oliva virgen extra.

Sal.







Preparación:

Pelar, lavar, escurrir muy bien el agua después de lavar y picar las patatas en trozos pequeños, pelar y picar finamente la cebolla, reservar.
Poner en una sartén honda las patatas y la cebolla, cubrirlas de aceite de oliva y encender el fuego, freírlas a fuego lento removiendo con cuidado de vez en cuando, cuando ambos ingredientes estén bien pochados, retirar del fuego, poner las patatas y la cebolla a escurrir un ratito en un colador para que suelte todo el aceite.
Batir los huevos en un bol, añadir las patatas y la cebolla, salar a nuestro gusto y mezclar bien.
Poner de nuevo la sartén en el fuego, añadir un par de cucharadas de aceite (usamos el mismo donde hemos frito las patatas), verter el preparado anterior cuando esté el aceite caliente, cuajar la tortilla por un lado, le damos la vuelta con cuidado (podemos utilizar para este fin una tapadera grande de una olla o un plato hondo grande, no es difícil pero hay que tener un poco de destreza), terminamos de cuajar por ese lado y cuando veamos que está bien hecha por ambos lados estará lista para apartar y consumir. 






Notas:

Hacer una tortilla de patatas parece fácil, pero tiene su dificultad, podemos seguir unos sencillos consejos o trucos a la hora de prepararla que nos va a garantizar que será todo un éxito.

Cortar los trozos de patata del mismo tamaño para que se hagan todos por igual y trozos más bien pequeños.

El aceite tiene que estar frío cuando echamos las patatas troceadas para freírlas, poner al fuego cuando ya están las patatas y la cebolla en la sartén con el aceite, cocinar a fuego lento para que pochen bien y no se quemen.

Poner en un colador a escurrir muy bien de aceite las patatas y la cebolla después de freírlas.

Para cuajar la tortilla, el aceite tiene que estar bien caliente y cocinar a fuego medio.

Mientras cuajamos la tortilla podemos presionar varias veces con una espátula para evitar que  quede cruda por dentro.

 Podemos acompañar la tortilla con un poco de mahonesa.







lunes, 25 de noviembre de 2013

CREMA DE CALABAZA, TOMATE Y RAS EL HANOUT



Esta crema es plato habitual en mi casa en los fríos días de invierno, la mezcla de tomate y calabaza le da muy buen sabor y el Ras el Hanout -mezcla de especias marroquí a base de pimienta negra, comino, cardamomo, nuez moscada, pimentón, jengibre-, le da un toque diferente.


  




Ingredientes (para 2 personas):

5 - 6 tomates pera maduros.

300 gramos de calabaza cacahuete.

1/2 cebolleta pequeña.

1 cucharadita colmada de Ras el Hanuot.

Sal.
Para decorar:

Semillas de calabaza.






Preparación:

Poner en la olla a presión los tomates lavados y partidos en dos mitades con la piel, la calabaza pelada, lavada y cortada en trozos pequeños, la cebolla pelada, añadir agua suficiente para cubrir las verduras, tapar y cocer 10 minutos (si cocemos en olla convencional tarda más o menos el doble de tiempo), retirar del fuego, pasar por la batidora, después por el chino o colador, verter en una olla, añadir la sal y el Ras el Hanout. Calentar y listo.

Añadir las semillas de calabaza a cada comensal en su plato.





Notas:

Propiedades de las semillas de calabaza:
 Contiene vitamina B, C, D, E, K y minerales como Fosforo, Calcio, Niacina y Potasio.

Propiedades de la calabaza:
Contiene vitamina A, B y C y minerales (boro, calcio, cobalto, hierro, potasio, magnesio y zinc), ayuda a prevenir la retención de líquidos y previene la formación de cálculos renales.
















sábado, 23 de noviembre de 2013

MAGDALENAS CON PIÑONES



 Esta receta de magdalenas la tengo hace bastante tiempo, está escrita en un trozo de papel, como continuamente estoy recopilando recetas que me pasan amigos, familiares o las recorto de revistas -donde veo una receta, ahí estoy yo apuntándola en un trozo de papel-, así que sencillamente  no recuerdo de donde ha salido, pero están muy buenas, he sustituido la mitad de harina de trigo por harina de espelta, no es tan refinada como la harina común, tiene más propiedades, sin aditivos y con un ligero sabor a nuez, es la harina que usaban nuestras abuelas, también he puesto menos cantidad de azúcar de la que indica la receta y como toque final he añadido unos piñones por encima







          Ingredientes:

5 huevos frescos a temperatura ambiente.

1 vaso pequeño de aceite de oliva suave.

100 gramos de azúcar (en mis apuntes pone 250 gramos de azúcar).

125 gramos de harina de trigo.

125 gramos de harina de espelta.

2 sobres de soda El Tigre (uno gasificante y otro acidulante, se añaden los dos).

El zumo y la ralladura de 1 limón mediano.

Un puñado de piñones para decorar con ellos las magdalenas.







                                                                                  Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer con antelación es poner el aceite en una sartén al fuego con un trozo de cáscara de limón (que no tenga nada de la parte blanca del interior para que no amargue), calentamos unos minutos a fuego bajo y sin que se queme la cáscara de limón, dejamos enfriar, quitamos la cáscara de limón y reservamos (hago esto con el aceite que utilizo para hacer magdalenas o bizcochos porque el aceite al calentarlo con el limón queda más suave).

Tamizar la harina de trigo, mezclar con la harina de espelta y los dos sobre (el gasificante y el acidulante), mezclar.

Separar las claras de los huevos de las yemas, poner en un cuenco hondo de cristal las cinco claras de huevo con una pizca de sal y batir hasta que monten a punto de nieve (sabremos que está a punto de nieve, si le damos la vuelta al cuenco y la clara no se mueve, ni se cae) añadir las cinco yemas de huevo, el azúcar, seguir batiendo, añadir el aceite, la ralladura y el zumo de limón, batir y añadir por último la harina con los sobres que tenemos preparados, mezclar bien para que no queden grumos, guardar la masa de magdalenas en el frigorífico 1 hora como mínimo para que fermente, si las dejamos un par de horas mejor.

Cuando ya ha pasado la hora sacar del frigo, encender el horno a 220 grados, colocar los moldes de papel en una bandeja de horno, llenar con la masa que hemos preparado (solo hasta la mitad del molde), esparcir unos piñones por encima y meter en el horno cuando esté a 220º, están listas en doce o catorce minutos, estaremos pendientes para apagar y retirar del horno las magdalenas en cuanto tengan un color dorado que nos guste, sacar del horno y dejar enfriar. Listas para consumir.







                                                                                  Notas:

Con estas cantidades salen unas 22/24 magdalenas utilizando moldes pequeños, en casa nos gusta que queden poco hechas por fuera, si te gustan mas tostadas solo tienes que dejarlas unos minutos más en el horno.














jueves, 21 de noviembre de 2013

LENTEJAS A LA LIBANESA




Esta forma de cocinar las lentejas es de las más sencillas que conozco, el cilantro y el limón les da un sabor diferente, una receta rica y muy sana, pertenece a un libro de cocina libanesa que tengo hace bastante tiempo








        Ingredientes (para 4 personas):

240 gramos de lentejas pardina -no es necesario dejarlas en remojo la noche anterior-.

 1 manojo de espinacas frescas.

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

1 cebolla mediana.

 2 dientes de ajo.

1 cucharadita pequeña de comino molido.

 2 cucharadas de cilantro fresco.

1 cucharadita de ralladura de limón.

 1 cucharadita de cúrcuma.

1 litro de caldo de verduras.

 Sal.









Preparación:

Para preparar las lentejas: poner las lentejas lavadas en una olla, cubrir con agua fría, añadir un poco de sal, 1 hoja de laurel, dejar la olla sin tapar y cocer a fuego medio hasta que estén tiernas las lentejas, cuando estén listas apartar del fuego y quitarles el caldo.

Lavar y escurrir las espinacas, quitarles el tronco y trocearlas en juliana, pelar la cebolla y picar muy fina, pelar los ajos y machacarlos en el mortero.

Lavar, secar y picar el cilantro.

Poner el aceite en una sartén y cuando esté caliente rehogar a fuego lento el ajo y la cebolla, añadir las espinacas y rehogar 4 o 5 minutos, añadir las lentejas, el comino, el cilantro, la ralladura de limón, la cúrcuma y el caldo de verduras, hervir durante 15 minutos sin tapar, rectificar de sal y servir.








Notas:

Podemos añadir un poco de limón una vez que hemos apartado las lentejas en el plato, aunque con la ralladura de limón tiene bastante sabor.

He añadido muy poca cúrcuma, si quieres que tenga más color puedes añadir un poco más.

                                       






Si quieres hacer el caldo de verduras casero:

1 cebolla pequeña, 2 puerros, 2 ramas de apio, 2 zanahorias grande, 1 chirivía, 1 tomate maduro, 2-3 ramitas de perejil, 1 hoja de laurel, 3-4 granos de pimienta negra, sal y 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, lo ideal para hacer un buen caldo de verduras es utilizar 500 gramos de verdura por litro de agua.

Troceamos todas las verduras, lavamos bien, dejamos escurrir y salteamos con un par de cucharadas de aceite en una olla a fuego muy bajo durante varios minutos, añadimos un litro de agua, perejil, laurel, sal y pimienta, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante 40 minutos, pasado este tiempo colamos el caldo y reservamos.










miércoles, 20 de noviembre de 2013

PESCADO AGRIDULCE CON PIÑA


  Esta receta es una versión del pescado agridulce al vapor de mi anterior entrada en el blog, esta vez el pescado va rebozado y frito en lugar de hervido al vapor, es lo único que cambia de la receta original, está también muy bueno pero aumentan las calorías bastante, yo prefiero la cocina lo más sana y natural posible, así que siempre hago el pescado al vapor, salvo alguna excepción como esta, para probar sabores nuevos y no aburrirnos de comer siempre lo mismo

                                               

                     



Ingredientes (para 4 personas):

600 gramos de rosada o merluza limpia, sin piel ni espinas.

Para el rebozado:

Harina especial para freír.

1 huevo.

Pan rallado.

Aceite de oliva virgen extra -suficiente para freír el pescado-.

1 diente de ajo.

 1 cebolla grande.

2 zanahorias.

 2 pimientos verdes medianos.

1/4 de piña natural en su defecto puedes utilizar 2 rodajas de piña en almíbar de lata.

2 cucharadas de aceite de sésamo -si no dispones de aceite de sésamo puedes utilizar aceite de oliva-.

Sal.

Salsa agridulce.

Arroz blanco cocido de guarnición.

Salsa agridulce:

4 cucharadas soperas de jerez seco -lo he sustituido por vino amontillado-.

8 cucharadas soperas de salsa de soja.

6 cucharadas soperas de vinagre de vino.

4 cucharadas soperas de zumo de naranja natural.

4 cucharadas soperas de azúcar.

4cucharadas soperas de puré de tomate natural.

2 cucharadas soperas -que no sean rasas, con un poco de colmo- de harina de maíz Maizena,

mezclada con un vaso de agua.

    
                
               




Preparación:

Poner en el vaso de la batidora todos los ingredientes de la salsa agridulce y batir, verter en un cazo pequeño y poner al fuego (fuego lento), remover de vez en cuando hasta que espese (sabremos que está lista cuando cambie de color y la salsa se vuelva transparente), apartar del fuego, pasar por un chino o colador para quitar los posibles grumos.

Lavar, secar y cortar el pescado en trozos pequeños, salar, empanar el pescado, para ello necesitamos pasar por harina, huevo y pan rallado (siguiendo ese orden).

Poner el aceite de oliva en una sartén y cuando esté bien caliente freír el pescado en tandas pequeñas hasta que tenga el color dorado, poner en una fuente con papel absorbente.

Pelar el ajo y picar fino, la cebolla pelada y troceada no demasiado pequeña, la zanahoria pelada y picada en bastoncitos, el pimiento en trozos medianos, la piña en trozos más bien grandes.

Poner en un wok o sartén el aceite de sésamo o de oliva y calentar, añadir el ajo, dorar un poco, añadir la cebolla, rehogar un poco, añadir la zanahoria y el pimiento, rehogar un poco y añadir la piña, añadir la salsa agridulce, calentar todo y echamos el pescado frito, dejar que se haga todo un par de minutos y servir acompañado de arroz blanco cocido















PESCADO AGRIDULCE AL VAPOR


Cardamomoycilantro

Esta receta la hice por primera vez hace muchos años, siempre he querido aprender a cocinar la gastronomía de otros países, de culturas diferentes a la mía, desde joven he comprado todos los libros que la economía me permitía, libros de comida asiática, hindú o mejicana, me gustaban todos, así comencé a coleccionar recetas de todo tipo, libros, recortes de revistas y una Enciclopedia Gastronómica del Mundo que es una maravilla -es mi tesoro, como diría Gollum, el hobbit feote del Señor de los Anillos-, esta receta es de esa enciclopedia, es la salsa agridulce que más me gusta y es fácil de hacer, te animo a que pruebes a hacerla en casa, merece la pena, nada que ver con la que venden preparada

                 




                                
Ingredientes:

600 gramos de rosada o merluza limpia, sin piel ni espinas.

1 diente de ajo.

1 cebolla grande.

2 zanahorias.

2 pimientos verdes medianos.

1/4 de piña natural o en su defecto se puede utilizar 2  rodajas de piña en almíbar de lata.

2 cucharadas de aceite de sésamo o aceite de oliva.

Sal.

Salsa agridulce.

Arroz blanco cocido de guarnición.

Salsa agridulce:

4 cucharadas soperas de jerez seco -utilizo vino amontillado y va muy bien-.

8 cucharadas soperas de salsa de soja.

6 cucharadas soperas de vinagre de vino.

4 cucharadas soperas de zumo de naranja natural.

4 cucharadas soperas de azúcar.

4 cucharadas soperas de puré de tomate natural.

2 cucharadas soperas -que no sean rasas, con un poco de colmo- de harina de maíz Maizena, mezclada con un vaso de agua.

                                                





Preparación:

Ponemos en el vaso de la batidora todos los ingredientes de la salsa agridulce y batimos, vertemos la mezcla en un cazo pequeño y ponemos a fuego lento, removemos de vez en cuando hasta que espese -sabremos que está lista cuando cambie de color y la salsa se vuelva transparente-, retiramos del fuego, pasamos por un colador chino para quitar los posibles grumos y reservamos.

Lavamos, secamos y cortamos el pescado en trozos medianos, salamos y ponemos en una olla al vapor, dejamos cocer unos minutos, el pescado necesita poco tiempo de cocción -como va dentro de la salsa va a quedar crudo-, reservamos.

Pelamos el ajo y picamos fino, la cebolla pelada y troceada no demasiado pequeña, la zanahoria pelada y picada como más nos guste -en bastoncitos o en cuadrados finos-, el pimiento y la piña en trozos medianos.

Ponemos en el wok o sartén el aceite de sésamo o de oliva, cuando esté caliente añadimos el ajo, doramos un poco, añadimos la cebolla y seguimos rehogando, añadimos la zanahoria y el pimiento, rehogamos unos minutos hasta que tomen color, añadimos la piña, rehogamos brevemente y añadimos la salsa agridulce, echamos el pescado hervido y dejamos dejar cocer un par de minutos, cuando la salsa esté bien caliente servimos acompañado de arroz blanco cocido.

                                                 





Notas:

Como la salsa agridulce lleva puré de tomate, podemos añadir al vaso de la batidora la cantidad de tomate que nos pide la receta (pelado y entero sin hacerlo puré) porque como va pasado por la batidora el resultado es el mismo y no tienes que hacerlo puré previamente.

El wok es una sartén de forma abombada que se utiliza en toda China y parte de Asia para cocinar de forma sana las verduras, las carnes e incluso recetas con pasta, arroz o sopas, cuando te acostumbras a utilizar el wok se vuelve imprescindible en tu cocina, sobretodo para preparar platos con verduras.

Si la salsa agridulce nos queda muy espesa podemos añadir un poco de agua.




Cardamomoycilantro










sábado, 16 de noviembre de 2013

PASTEL DE TORTILLAS



 El pastel de tortillas se toma frío, podemos prepararlo con varios pisos de tortillas distintas y entre las tortillas va una capa de atún con tomate y decorado con mayonesa, pimiento del piquillo y espárragos, también lo podemos decorar por ejemplo, con unas gambas cocidas







  Ingredientes:

1/2 kilo de patatas para freír, 6 huevos, 1/2 cebolla pequeña, 2 latas de atún en conserva,
un manojo de espinacas frescas, 5 o 6 cucharadas soperas de tomate frito casero, sal, aceite de oliva virgen extra.
Para decorar el pastel: mayonesa, pimientos del piquillo y espárragos blancos.

                                                    





 Preparación:

Vamos a preparar una tortilla de patatas con cebolla y otra de espinacas para hacer el pastel.

 Tortilla de patatas:

Pelar, lavar y picar las patatas en trozos pequeños para freírlas en aceite de oliva a fuego lento junto con la cebolla picada, cuando ambos ingredientes estén bien pochados escurrir en un colador para que suelte todo el aceite, poner una sartén a calentar en el fuego para hacer la tortilla de patatas que previamente hemos mezclado en un cuenco la patata con la cebolla y 4 huevos, batir, añadir sal y verter en la sartén cuando esté el aceite a punto, cuajar la tortilla por ambos lados y cuando esté lista reservar.

Tortilla de espinacas:

Pelar, lavar y trocear el manojo de espinacas y rehogar en una sartén con un poco de aceite de oliva en pocos minutos estará listo, reservar y en esa misma sartén hacer la tortilla de espinacas.
 Batir 2 huevos en un cuenco, añadir las espinacas y un poco de sal, verter en la sartén cuando el aceite esté bien caliente, cuajar, dar la vuelta para hacer la tortilla por ambos lados y reservar.

En un cuenco mezclar el atún desmenuzado con el tomate frito casero, remover bien y reservar.

Cuando las tortillas estén frías pasamos a montar el pastel:

Poner en un plato llano o bandeja la tortilla de patatas y cebolla, poner el atún mezclado con tomate repartiendo bien por toda la tortilla, poner encima  la tortilla de espinacas, cubrir todo con mayonesa bien repartida y colocar encima de la mayonesa los trozos de pimiento de piquillo y espárragos.

   


                                   

 Notas:

La tortilla de espinacas la puedes cambiar y hacerla de guisantes, o de alcachofas, o de judías verdes, o de jamón cocido, puedes hacerla de lo que más te guste.
También puedes hacer más de dos tortillas, por ejemplo: 1 base con tortilla de patatas, capa de atún y tomate, 1 tortilla de espinacas, otra capa de atún con tomate, 1 tortilla de jamón cocido, decorar con mayonesa, pimiento de piquillo y espárragos.












BOQUERONES AL LIMÓN

 
  

 Los boquerones preparados de esta forma suele gustar mucho a los más pequeños de la casa porque le hemos quitado la espina y el aliño oculta un poco el sabor a pescado, por lo tanto, no tienen excusa para no comer pescado.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ingredientes (4 personas):
 
1 kilo de boquerones de tamaño pequeño.
 
2 dientes de ajo, pelados y picaditos.
 
 1 cucharada sopera de perejil fresco picado.
 
 El zumo de 2 limones.
 
  Sal al gusto.
 
Harina especial para freír y aceite de oliva virgen extra.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
 Quitamos las cabezas, tripas y espinas a los boquerones, los lavamos muy bien (dejamos los boquerones un ratito en un bol con agua fría para eliminar toda la sangre).
 
Quitamos el agua y escurrimos bien los boquerones, añadimos el ajo, el perejil, el zumo de los limones, removemos y dejamos guardados en el frigorífico unas 4 horas para que tomen sabor.
 
Pasado este tiempo escurrimos los boquerones en un colador grande para que elimine todo el líquido durante unos minutos (pero dejamos los ajos y el perejil que se hayan quedado pegados al boquerón, le dará más sabor al freírlos).
 
Ponemos aceite de oliva en una sartén a fuego medio-alto.
 
 Añadimos sal y enharinamos los boquerones, cernimos con un cedazo o tamiz para quitar la harina sobrante y cuando el aceite esté bien caliente echamos tandas pequeñas de boquerones para freírlos, hasta que adquieran un color dorado, colocamos los boquerones fritos en una bandeja con papel absorbente y servimos enseguida.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Notas:
 
Para esta receta normalmente utilizo el boquerón pequeño, pero podemos utilizar un tamaño más grande, también podemos freír los boquerones abiertos (a modo de libro) para que nos queden más grandes, a mi me gusta que una vez fritos tengan su forma original.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

jueves, 14 de noviembre de 2013

CREMA DE VERDURAS CON QUESO



Esta crema es perfecta para cenar porque es ligera y nutritiva, además combina un montón de
hortalizas diferentes que aportan al organismo vitaminas, minerales y fibra.









Ingredientes:

1 calabacín verde.

200 gramos de calabaza.

200 gramos de col.

Un puñado de judías verdes (con 8 o 10 tenemos suficiente).

3 zanahorias.

 1 tomate maduro.

1/2 cebolla.

 1 diente de ajo.

1 nabo mediano.

1 rama de apio.

 1 puerro.

1 taza pequeña de guisantes.

 1 patata pequeña.

 1 rama de perejil.

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

Sal al gusto.

Queso tierno para rallar.










Preparación:

Ponemos dentro de una olla las siguientes verduras lavadas y enteras: el ajo, la patata, la cebolla sin la cáscara, el tomate con piel, el perejil y el apio.

 Troceamos y lavamos el resto de verduras: calabacín, calabaza, col, nabo, judías verdes con las hebras quitadas, zanahorias,  puerro y añadimos a la olla, cubrimos con agua las verduras, añadimos el aceite y la sal, dejamos cocer durante 30 minutos a fuego medio (si los guisantes son naturales los añadimos con toda la verdura, pero si son congelados los añadimos 7 minutos antes de que estén cocidas las verduras).

Cuando estén cocidas las verduras, las batimos junto con el caldo hasta obtener un puré, pasamos por un colador chino para que no tenga grumos.

 Servimos la crema en un cuenco y añadimos un poco de queso rallado por encima (con la crema caliente el queso funde rápido y resulta una combinación de sabores muy agradable). 










Notas:

En lugar de queso rallado podemos añadir:

 Costrones de pan, huevo cocido rallado, jamón serrano picadito o lo que más te guste, siempre que le vaya bien a las verduras.

Cuando es temporada de alcachofas añado un par de ellas a la crema, en otras ocasiones añado unas hojas de espinacas.