viernes, 26 de septiembre de 2014

SOPA DE CALABAZA PICANTE (Cocina de las Antillas)



Esta sopa de calabaza es muy apreciada en las islas anglófonas de las Antillas menores. La familia de las calabazas es originaria de México y pasó al Caribe hace mucho tiempo.








Ingredientes (para 6-8 personas):

500 gramos de cebollas, picaditas.

1 diente de ajo, picadito.

2 cucharadas soperas de mantequilla fundida.

1 kilo de calabaza, sin pipas, pelada y troceada.

2 tomates medianos, pelados y troceados.

1 litro de caldo de pollo.

Sal.

Pimienta blanca recién molida.

250 mililitros de nata líquida (1 taza).

Unas gotas de tabasco o cualquier salsa de guindilla.

Guindilla en polvo para decorar.

  






Preparación:

 Calentamos la mantequilla en una olla y sofreímos la cebolla hasta que quede tierna, añadimos el ajo, la calabaza, los tomates y el caldo de pollo, dejamos cocer suavemente, destapado, 30 minutos o hasta que la calabaza esté tierna.

Retiramos del fuego, dejamos enfriar ligeramente y batimos con la batidora hasta reducir a puré, pasamos por el colador chino para dejar una crema suave.

Ponemos el puré de nuevo en la olla, añadimos sal y pimienta a nuestro gusto, añadimos la nata, el tabasco y calentamos a fuego suave.

Apartamos en cuencos individuales, espolvoreamos con una pizca de guindilla en polvo y servimos enseguida. 









Si quieres hacer el caldo de pollo casero:  

1 muslo o 1 pechuga de pollo, 2 puerros, 2 zanahorias pequeñas, 1 cebolla pequeña, 2 trozos de apio, 1 hoja de laurel, 4 granos de pimienta negra, sal y algo más de un litro de agua.
 Ponemos en una olla el muslo o la pechuga de pollo sin la piel, pelamos y lavamos los puerros, las zanahorias y la cebolla y añadimos enteros, quitamos las hebras del apio, lavamos y añadimos entero, añadimos la hoja de laurel, los granos de pimienta, la sal y el agua, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante unos 40 minutos, cuando esté listo colamos el caldo y reservamos.

















viernes, 19 de septiembre de 2014

BHAJI DE OKRAS (especialidad del Norte de la India)


Cardamomoycilantro

Ayer preparé un plato de la gastronomía hindú que está muy bueno, es sano y fácil de hacer, bhaji de okras, esta hortaliza es difícil de encontrar en las fruterías y es una pena porque tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud y deberíamos consumirla regularmente, yo suelo comprarla en Coín, donde los agricultores locales venden sus productos en un mercado que ponen todos los domingos en plena calle, allí encuentras frutas y verduras que no encuentras habitualmente y a buen precio porque no hay intermediarios.












Ingredientes:

250 gramos de okras.

15 gramos de mantequilla.

1/4 de cucharadita de las de té de cominos enteros.

1 cebolla mediana, picada.

1 guindilla verde, partida.

1/4 de cucharadita de las de té de cúrcuma molida.

1/2 cucharadita de las de té de azúcar moreno.

Sal.

1 tomate maduro mediano, pelado y picado.

El zumo de 1 limón pequeño.

2 cucharadas soperas de hojas de cilantro fresco picadas.










Preparación:

Lavamos las okras y las secamos con papel absorbente, les quitamos las puntas y las cabezas y las cortamos en trozos de 2 centímetros.

Calentamos la mantequilla en una sartén a fuego medio-lento, añadimos los cominos y en cuanto empiecen a saltar añadimos la cebolla y la guindilla, rehogamos hasta que la cebolla esté tierna pero no tostada.

Añadimos las okras, la cúrcuma, el azúcar y la sal, removemos 3 minutos y añadimos el tomate, dejamos cocer unos 20 minutos o hasta que las okras estén tiernas, removiendo con frecuencia y añadiendo un poco de agua de cuando en cuando.

Justo antes de retirar del fuego, retiramos la guindilla verde, añadimos el zumo de limón y el cilantro picado. Servimos caliente o templado.











Notas:

La okra es una planta originaria del continente africano, fue un alimento muy consumido en Egipto en los tiempos de Cleopatra, más tarde se extendió por el resto del mundo, hoy en día es una hortaliza muy popular con muchos beneficios para la salud, tiene muy buen sabor y es una mezcla entre judía verde, calabacín y pimiento.

La okra es muy baja en calorías, no contiene grasa ni colesterol, es fuente de fibra dietética, contiene vitamina A, B1, B2, B3, B6, B12, C, E, K y minerales como el Potasio, Zinc, Calcio, Hierro y Magnesio, es un alimento muy bueno para las mujeres embarazadas.

Se la conoce con otros nombres: ocra, gombo, molondrón, quimbombó, bamia o quimgombó.















Cardamomoycilantro










miércoles, 17 de septiembre de 2014

ESCALIVADA


  Hago escalivada desde hace años, descubrí esta receta de la gastronomía catalana en internet, las verduras asadas en el horno están tan ricas y tienen un sabor tan agradable que este sencillo plato se convierte en una delicia, suelo añadirle calabacín y patatas, aunque creo que la receta original no lleva estos ingredientes.
 
 
 
 
 
 
  
 
 
Ingredientes (para 3 personas):
 
2 berenjenas medianas.
 
1 calabacín pequeño.
 
3 tomates medianos no demasiado maduros.
 
3 pimientos rojos para asar.
 
2 pimientos verdes para asar.
 
1 cebolla tierna mediana, pelada y entera.
 
3 patatas pequeñas. 
 
Sal.
 
2 dientes de ajos, pelados y machacados en el mortero.
 
Aceite de oliva virgen extra.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
Encendemos el horno a 180º C, calor arriba y abajo.
 
Lavamos bien las verduras, incluidas las patatas, a las que dejaremos la piel.
 
Dejamos todas las verduras enteras y con la piel.
 
Envolvemos cada patata con un poco de papel de aluminio y cerramos bien.
 
Colocamos en la bandeja del horno todas las verduras y las dejamos asar en el horno, dándoles la vuelta de vez en cuando para que se hagan igual por todos los lados.
 
Vamos retirando las verduras del horno según se vayan asando, unas tardan más que otras, el tomate está listo en muy poco tiempo, después el calabacín y así hasta que estén todas las verduras bien asadas, las patatas como son de tamaño pequeño no tardan demasiado, pincharemos con un tenedor para comprobar que están asadas antes de sacarlas, las vamos envolviendo en papel vegetal cada una de las verduras cuando estén asadas para que suden y poder pelarlas luego sin problemas, las dejamos reposar en una fuente unos 15-20 minutos.
 
Pasado este tiempo troceamos la cebolla, las berenjenas y el calabacín (con la piel), pelamos los tomates y los pimientos, les quitamos las semillas y troceamos ambas, quitamos la piel a las patatas y las troceamos también, colocamos todas las verduras en una fuente y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
 
Cuando vayamos a consumir la escalivada añadimos sal al gusto, los ajos machacados y el aceite de oliva, removemos bien y listo para servir.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Notas:
 
El ajo podemos asarlo en el horno con el resto de verduras pero yo suelo añadirlo crudo. 
 
Podemos trocear la verdura más grande y en tiras, así es como se suele preparar este plato.
 
 
 
 
  
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

martes, 16 de septiembre de 2014

TARTALETAS DE ESPINACAS AL CURRY

 


 Cuando vi estas tartaletas de espinacas al curry en un libro de cocina vegetariana que compré las preparé enseguida, están buenísimas y son ideales para que los niños coman verduras, además tienen una base muy tierna gracias a que la masa está elaborada con leche y el toque picante del curry le da muy buen sabor, las podemos tomar calientes o frías.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ingredientes:
 
 Para la masa:
 
300 gramos de harina de trigo.
 
20 gramos de levadura de panadero.
 
140 mililitros de leche.
 
Sal y pimienta negra recién molida.
 
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
 
Harina para la superficie de trabajo.
 
Aceite de oliva para engrasar los moldes de las tartaletas.
 
 Para el relleno:
 
300 gramos de espinacas.
 
2 cebollas tiernas medianas.
 
2 dientes de ajo.
 
2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
 
2 cucharaditas (de las de café) de curry picante en polvo.
 
Sal y pimienta negra recién molida.
 
4 tomates medianos.
 
200 gramos de queso cottage (granulado) o requesón.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
Preparamos la masa, ponemos en un bol la harina cernida, añadimos sal y pimienta negra a nuestro gusto, desleímos la levadura con la leche tibia, dejamos un par de minutos, añadimos al bol la cucharada de aceite y la levadura con la leche y amasamos durante unos 10 minutos hasta que tengamos una masa homogénea. Tapamos y dejamos reposar en un lugar caliente durante 20 minutos.
 
Preparamos el relleno, lavamos las espinacas, escurrimos el exceso de agua, cortamos los tallos y las picamos.
 
Pelamos y picamos las cebollas.
 
Pelamos y picamos los dientes de ajo.
 
Lavamos y cortamos los tomates en rodajas.
 
Precalentamos el horno a 180º C.
 
Calentamos el aceite en una sartén honda y sofreímos las cebollas hasta que estén tiernas y transparentes, añadimos el curry y el ajo picado, removemos un momento y añadimos las espinacas picadas, sazonamos con sal y pimienta a nuestro gusto y sofreímos todo junto 2-3 minutos.
 
Amasamos la masa y extendemos sobre una superficie enharinada, cortamos discos de unos 12 centímetros de diámetro y forramos con ella los moldes engrasados previamente, los dejamos en el horno 5 minutos (para hornearlos un poco antes de añadir el relleno), los sacamos del horno, ponemos en cada molde un poco de espinacas, colocamos encima  2-3 rodajas de tomate y un poco de queso cottage, espolvoreamos con un poco de curry en polvo y llevamos de nuevo al horno durante 20 minutos o hasta que las tartaletas estén doraditas.
 
La bandeja la colocamos en el centro del horno.
 
Si vemos que están poco doradas y el relleno ya está listo podemos gratinar a 200º C durante unos minutos hasta que adquieran el color deseado.
 
Retiramos del horno, dejamos enfriar un poco antes de desmoldar las tartaletas y servimos.
 
 
 
 
 
  
 
 
  
 
 
Notas:
 
Estas tartaletas son aptas para vegetarianos pero también podemos añadirle un poco de jamón o pavo cocido troceado, queso rallado o cualquier ingrediente que nos guste y vaya bien con las verduras que hemos utilizado o prepararlo con otras verduras, por ejemplo, con pisto, jamón serrano y huevo de codorniz, salen buenísimas.
 
Para que sirva de referencia he utilizado unos moldes de aluminio de unos 8 centímetros, son tipo flanera pero no tan hondos como los habituales, miden unos 4 centímetros de alto y con la masa que he preparado han salido 6 tartaletas pequeñas y una grande de unos 20 centímetros.
 
Podemos hacer la masa sin añadir pimienta pero le va muy bien a las verduras ese punto picante que tienen estas tartaletas.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 

 







 
 
 




domingo, 14 de septiembre de 2014

REQUESÓN CON MERMELADA DE AZUFAIFOS Y MORAS


Requesón con una rica mermelada de azufaifos casera y unas moras, podemos convertir este plato en una cena con mucho sabor o en un postre. La receta de la mermelada de azufaifos la tienes aquí






Ingredientes (para 1 persona):

1 rodaja de requesón.

1 cucharada sopera de mermelada de azufaifos.

5 - 6 moras.







Preparación:

Colocamos en un plato la rodaja de requesón, ponemos encima la mermelada, decoramos con las moras y listo para servir.



Requesón de Málaga La Hortelana












MERMELADA DE AZUFAIFOS (con miel de castaño)


 He hecho mermelada de azufaifos con miel de castaño, panela y unos clavos de olor, ha salido muy rica, el sabor de este fruto es una mezcla entre manzana, membrillo y dátil, podemos servir la mermelada de azufaifos con requesón y moras 






Ingredientes:

1 kilo de azufaifos.

3 cucharadas soperas de panela.

150 gramos de miel de castaño.

4 clavos de olor.






Preparación:

Lavamos bien los azufaifos, los partimos en 4 trozos, les quitamos el corazón, les dejamos la piel y los ponemos en una olla, añadimos la panela y los clavos de olor, cubrimos con agua y los dejamos cocer durante 20-25 minutos o hasta que estén tiernos.

Escurrimos los azufaifos, los trituramos en la batidora y los ponemos de nuevo en la olla junto con la miel, ponemos a cocer de nuevo durante 20-25 minutos, removemos hasta que se forme una crema espesa (pero no demasiado), retiramos del fuego, pasamos por el chino para que quede una mermelada fina, sin grumos y guardamos en un recipiente con tapa, cuando esté fría la mermelada la guardamos en el frigorífico.

Lista para consumir.






Notas:

 A este fruto además de azufaifo se le conoce por estos otros nombres: abenuz, arlos, artina, artinera, artinero, artino, arto, azufaifo de Túnez, azufaifo loto, ginjol, ginjolera, guijol, guijolera, guijón, loto comestible, rosa de la Virgen.



Azufaifos



 Miel de castaño











martes, 2 de septiembre de 2014

PERAS AL VINO TINTO

 
 
 



Este postre sirve para aprovechar esas peras pequeñas y duras que no se pueden comer crudas y también para gastar vino tinto que nos haya sobrado de alguna comida o reunión familiar, es una forma excelente para darle salida y están buenísimas.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ingredientes:
 
8 peras pequeñas y duras, aproximadamente 1 kg.
 
Zumo de 1/2 limón.
 
250 gramos de azúcar -yo he utilizado 4 cucharadas soperas de azúcar moreno-.
 
1/2 palito de canela en rama.
 
1 clavo de olor.
 
1 corteza de naranja.
 
350 mililitros de vino tinto de calidad.
 
Colorante alimentario rojo -opcional-.
 
Para decorar:
 
Nata montada, 1 cucharada sopera de kirsch y unas hojas de menta.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
Pelamos las peras y las dejamos enteras y con el rabito.
 
Vamos poniendo las peras peladas en un cuenco hondo con agua y un poco de zumo de limón para que no tomen color mientras terminamos de pelar todas las peras.
 
En una cacerola, bastante grande para que entren todas peras de pie en una sola capa, mezclamos el azúcar con 150 mililitros de agua, las especias y la corteza de naranja.
 
Hacemos hervir, moviendo hasta que se disuelva el azúcar, colocamos las peras en la cacerola, tapamos y dejamos cocer a fuego lento durante 15 minutos.
 
Añadimos el vino tinto, menos 4 cucharadas que reservaremos para el final, seguimos cociendo las peras destapadas, a fuego lento durante 15-30 minutos o hasta que estén tiernas las peras, pero sin que lleguen a deshacerse.
 
Sacamos las peras con una espumadera y las colocamos en una fuente de servir.
 
Retiramos la corteza de naranja, el palito de canela y el clavo.
 
Reducimos la salsa que queda en la cacerola hasta que tenga la consistencia de un jarabe, teniéndolo a fuego vivo y destapado todo el tiempo. Añadimos las 4 cucharadas de vino que habíamos reservado y un poco de colorante alimentario rojo si queremos que tenga más color. Apartamos del fuego.
 
Con una cuchara regamos las peras varias veces con el jarabe que hemos obtenido para glasearlas. 
 
  Dejamos enfriar y metemos en el frigorífico.
 
Servimos con nata montada aromatizada con la cucharada de kirsch y unas hojas de menta.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Notas:
 
La receta original lleva 250 gramos de azúcar, yo he utilizado bastante menos, están muy buenas con menos azúcar pero el jarabe resulta más liquido.