miércoles, 31 de diciembre de 2014

SOPA DE GUISANTES Y PEPINO




 Puede parecer una combinación rara de ingredientes para esta sopa de delicado color verde que resulta ideal como primer plato de una cena de invierno, está buenísima porque el sabor de los guisantes y el pepino combina muy bien







Ingredientes:

250 gramos de guisantes congelados.

1 patata grande, pelada y en rodajas.

1 cebolla fresca mediana, pelada y en rodajas.

1 litro de caldo de pollo.

50 gramos de mantequilla.

1 pepino grande, pelado y sin semillas.

2 yemas de huevo medianas.

150 mililitros de nata liquida.

Sal y pimienta negra recién molida.

Para adornar: unas hojas verdes de cebollas frescas muy picaditas.







Preparación:

En una olla grande ponemos los guisantes congelados, la patata y la cebolla fresca, añadimos 300 mililitros de caldo de pollo y 25 gramos de mantequilla, dejamos cocer suavemente durante 20 minutos hasta que la verdura esté tierna, retiramos del fuego y dejamos enfriar ligeramente, añadimos 1/2 vaso de agua y pasamos todo por la batidora para reducir a puré, colamos por el chino colador para que no quede ningún grumo y reservamos.

Cortamos el pepino en palitos como cerillas y dejamos cocer suavemente en el resto de la mantequilla, hasta que esté tierno, dando vueltas de vez en cuando para que no tome color, retiramos del fuego.

Batimos ligeramente las yemas, añadimos la nata y el puré y mezclamos hasta que esté bien trabado.

Calentamos el resto de caldo y añadimos, removiendo, la mezcla de puré y dejamos cocer a fuego lento, sin dejar de dar vueltas, hasta que la sopa esté suave y espesa, retiramos la sopa del fuego antes de que llegue a hervir para que no se cuajen las yemas.

Salpimentamos a nuestro gusto, añadimos los palitos de pepino y servimos inmediatamente.

Adornamos con las hojas verdes de la cebolla fresca muy picaditas. 






 Caldo de pollo casero: 

Para el caldo de pollo necesitamos: 1 muslo de pollo, 1 zanahoria pequeña, 1/2 cebolla pequeña, 1 trozo de apio, 1 puerro, 1 hoja de laurel, 4 granos de pimienta negra, sal y 1 litro de agua.

 Para preparar el caldo de pollo: ponemos en una olla el muslo de pollo sin la piel, pelamos la zanahoria y la cebolla, las añadimos enteras, quitamos las hebras del apio, lavamos y lo añadimos entero, añadimos el puerro (le quitamos la parte de las raíces y dejamos toda la parte blanca y un poco de la parte verde, lo abrimos por la mitad y lo lavamos bien), añadimos la hoja de laurel, los granos de pimienta, la sal y el litro de agua, dejamos cocer 30 o 35 minutos a fuego medio.














miércoles, 24 de diciembre de 2014

ENSALADA DE HINOJOS CON SALSA AMERICANA




Refrescante ensalada de hinojos, uva negra y manzana verde ácida con salsa americana, hecha con mayonesa, kétchup, salsa de rábano picante y crema de leche, se prepara en poco tiempo, podemos tomarla como acompañamiento para carne a la parrilla o con unas lonchas de jamón cocido, sola también está muy rica.








Ingredientes:

3 bulbos de hinojo medianos.

150 gramos de uvas negras.

1 manzana verde ácida.
  
Para la salsa americana:

4 cucharadas de mayonesa.

2 cucharadas de kétchup.

1 cucharada sopera de salsa raiforte -rábano picante-.

3 cucharadas de crema de leche.









Preparación:

Separamos los tallos del bulbo de cada hinojo, reservamos las hojas verdes del hinojo una vez que estén lavados, quitamos las hojas externas y duras del bulbo, lavamos bien y cortamos en cuadraditos pequeños.

Lavamos las uvas, las partimos en cuatro y les quitamos las pepitas que puedan tener.

Lavamos la manzana, la cortamos -con la piel- en cuadraditos pequeños.

Ponemos en una fuente los hinojos, las uvas y la manzana, añadimos las hojas verdes del hinojo muy picaditas, mezclamos bien y servimos con la salsa americana.

Para hacer la salsa americana: Mezclamos en un cuenco la mayonesa, el kétchup, la salsa raiforte y la crema de leche y servimos en un cuenco pequeño.







Bulbo de hinojo  
 






Salsa de rábano picante 




















domingo, 21 de diciembre de 2014

PERAS ASADAS AL CAFÉ

 
 
 
Estas deliciosas peras asadas al café son el colofón perfecto para una comida especial, fáciles de hacer, se pueden preparar con antelación y resultarán irresistibles para los muy cafeteros por el intenso sabor a café que tienen, acompañadas de nata montada y nueces son un postre ideal para formar parte de nuestro menú navideño.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ingredientes:
 
6 peras maduras de tamaño mediano.
 
300 mililitros de café puro muy fuerte -4 veces más fuerte de lo normal-.
 
100 gramos de azúcar -he utilizado 50 gramos de azúcar moreno de caña-.
 
Para decorar:
 
Nata montada y mitades de nueces.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
Calentamos el horno a 180 º C, calor arriba y abajo.
 
Pelamos las peras con un pela-patatas, las cortamos en dos a lo largo y le quitamos el corazón dando un movimiento circular con una cucharita.
 
Colocamos las peras unas junto a otras en una fuente de hornear.
 
Mezclamos el café con el azúcar, llevamos al fuego hasta que empiece a hervir, retiramos y añadimos el café a la fuente con las peras.
 
Tapamos herméticamente la fuente con tapadera o con papel de aluminio y dejamos cocer en el horno durante 10 minutos o hasta que las peras estén tiernas al pincharlas con la punta de un cuchillo, a mitad de cocción le damos la vuelta a las peras para que se hagan igual por todos los lados.
 
Cuando estén listas retiramos la fuente del horno y sacamos -con la ayuda de una espumadera- las peras a una fuente de servicio y dejamos que se enfríen.
 
Pasamos el café de la fuente a un cazo, llevamos al fuego y dejamos hervir para reducirlo, hasta que espese y cubra el dorso de una cuchara, debe quedar como un jarabe.
 
 Regamos las peras con el jarabe, dejamos enfriar y guardamos después en el frigorífico hasta el momento de servir.
 
Decoramos este postre con un poco de nata montada y media nuez puesta encima.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Notas:
 
A veces he sustituido el café por sobres de Nescafé y está igual de bueno, en ese caso utilizaríamos 3-4 sobres de Nescafé diluidos en 300 mililitros de agua, yo añado solo 3 porque con 4 lo encuentro un poco fuerte porque este café es bastante concentrado.
 
 
 
 
 
 
 


 
 
 
 


 
 
 
 
 
 


jueves, 18 de diciembre de 2014

VERDURAS A LA TAILANDESA (con leche de coco)



Me encanta esta plato de verduras cocidas en leche de coco, está muy rico, es sano y ligero y se prepara en un momento con las verduras que más nos gusten








Ingredientes:

200 gramos de arroz basmati o de grano largo. 

2 dientes de ajo pequeños, pelados y picados finamente.

1 cebolla mediana, pelada y cortada en dados pequeños.

1 trozo de raíz de jengibre fresco de 2 centímetros, picado finamente.

1 brócoli pequeño (400 gramos), con el tronco quitado y separado en ramitos pequeños.

2 zanahorias, peladas y cortadas en rodajas.

3 pimientos pequeños dulces, cortados en rodajas (he utilizado 1 rojo, 1 naranja y 1 amarillo).

2 cucharadas de aceite de sésamo o de oliva virgen extra.

1 cucharada sopera de pasta tailandesa.

1/2 cucharadita (de las de té) de especias asiáticas desecadas.

600 mililitros de leche de coco (de lata).

1 cucharada sopera de zumo de limón.

1 cucharada sopera de cilantro fresco picado.

2 cucharadas soperas de pistachos pelados y picados.

Sal.







Preparación:

En una olla con agua hirviendo cocemos el arroz con una pizca de sal durante el tiempo que indique en el paquete, cuando esté listo lo enfriamos bajo el grifo de agua fría, escurrimos y reservamos.

Calentamos el aceite en el wok, añadimos el ajo, la cebolla y el jengibre, mezclamos y sofreímos brevemente, añadimos la pasta tailandesa, las especias asiáticas desecadas, removemos todo y añadimos la leche de coco poco a poco, sin dejar de remover, seguidamente añadimos el brócoli y las zanahorias, dejamos cocer 3-4 minutos sin dejar de remover.

Añadimos los pimientos y dejamos cocer hasta que la verdura esté al dente, condimentamos con sal y zumo de limón.

Servimos enseguida con el cilantro y los pistachos por encima y acompañado del arroz cocido.







Notas:

Normalmente le añado champiñones, en esta ocasión no le he puesto pero le va muy bien.

El bote de pasta tailandesa lo venden en grandes superficies, el bote de especias asiáticas desecadas lo venden en el Lidl, podemos preparar esta receta de verduras solo con uno de los botes pero con la mezcla de los dos tenemos un plato con mucho sabor.








                                                           

















miércoles, 10 de diciembre de 2014

MOUSSAKA DE CORDERO (especialidad griega)




De todas las versiones de Moussaka que he preparado, ésta es la que más me gusta, suelo acompañarla con arroz basmati porque en un restaurante chipriota que había en mi ciudad la servían así y desde entonces nos gusta mezclar este riquísimo pastel de berenjenas con arroz.









Ingredientes (para 4 personas):

2 berenjenas cortadas en rodajas un poco gruesas.

450 gramos de carne magra picada de cordero.

2 cebollas medianas picaditas.

1 diente de ajo grande picado.

400 gramos de puré de tomate maduro natural o de tomate de lata.

2 cucharadas de perejil picado.

1 pizca de canela molida.

Sal y pimienta negra recién molida.

2 huevos.

300 mililitros de yogur griego.

3 cucharadas soperas de parmesano recién rallado.

Aceite de oliva.

Arroz basmati cocido para acompañar.









Preparación:

Freímos las rodajas de berenjena por tandas en aceite de oliva, en una sartén antiadherente, hasta que estén doradas, las dejamos escurrir sobre papel absorbente.

Mientras en otra sartén freímos la carne con un poco de aceite de oliva durante 5 minutos, removiendo, hasta dorarla, añadimos la cebolla y el ajo, seguimos rehogando otros 5 minutos o hasta que también se doren, añadimos el tomate, la canela, el perejil, la sal y la pimienta,
 llevamos a ebullición y dejamos a fuego suave durante 20 minutos o hasta que la carne esté hecha.

Encendemos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

Colocamos la mitad de las berenjenas en una fuente refractaria, en una capa, repartimos la carne y encima la otra mitad de berenjenas.

Batimos los huevos en un cuenco, añadimos el yogur y salpimentamos, removemos bien y lo repartimos encima de las berenjenas, esparcimos el parmesano rallado por encima y echamos un hilito de aceite de oliva sobre el parmesano (optativo).

Horneamos la moussaka durante 45 minutos o hasta que esté dorada.

Servimos la moussaka acompañada de arroz basmati cocido.























domingo, 7 de diciembre de 2014

PATATAS VIOLETA FRITAS



 Hoy he preparado unas patatas fritas diferentes, son moradas, tienen un sabor muy suave, el nombre de esta variedad de patata es vitelotte o violeta porque ese es su color y podemos cocinar con ellas cualquiera de las recetas que hacemos habitualmente con la patata común, lo único que tenemos que tener en cuenta es que tarda algo más de tiempo en cocinarse, así que podemos elaborar con estas patatas -entre otros muchos platos-, una sartenada con pollo o una cazuela con huevo al horno, ambas recetas están buenísimas.



  



Ingredientes:

500 gramos de patatas Vitelotte.

Aceite de oliva virgen extra.

Sal.







Preparación:

Lavamos muy bien las patatas violeta, con la ayuda de un cuchillo o de una mandolina de cocina la cortamos en discos muy finos -dejándoles la piel-, las volvemos a lavar bien para que suelten el almidón, las dejamos escurrir en un colador y mientras calentamos el aceite de oliva en una sartén honda.

 Si disponemos de tiempo, es aconsejable dejar las patatas violeta -ya cortadas en discos- en un cuenco con agua muy fría durante 1/2 hora y luego las escurrimos bien antes de freírlas, de este modo nos aseguramos que salgan unas patatas fritas muy crujientes y con una textura más dura, como las que venden envasadas.

Cuando el aceite esté bien caliente freímos las patatas en tandas, con una espumadera les damos la vuelta y las vamos retirando cuando estén doraditas -es mejor echar poca cantidad de patatas en cada tanda para que el aceite no se enfríe-.

Las dejamos escurrir sobre papel absorbente, servimos en un plato o fuente con un poco de sal por encima y listo. 







Notas:

Es recomendable cocinar estas patatas con la piel por los beneficios que contiene, su característico color morado se debe a las antocianinas, un pigmento vegetal hidrosoluble.

Diversos estudios han mostrado que las antocianinas tienen efectos terapéuticos, son antioxidantes, es decir, reducen los radicales libres y con ello, los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares, patologías neurológicas e incluso cáncer. 





  





















lunes, 1 de diciembre de 2014

PIMIENTOS RELLENOS DE CUSCÚS (especialidad griega)


  La gastronomía griega es una de mis favoritas junto con la hindú y la japonesa, tengo varios libros de cocina griega y he preparado muchas de las recetas que contienen, este fin de semana he hecho unos pimientos rellenos de cuscús






Ingredientes:

3 pimientos de asar medianos, yo he utilizado 1 rojo, 1 amarillo y 1 verde.

25 gramos de mantequilla.

1 cebolla, picada menuda.

1 vaso de cuscús (sémola de trigo).

1 vaso de agua. 

1 cucharadita (de las de café) de aceite de oliva virgen.

1/2 cucharadita (de las de té) de sal.

2 cucharadas soperas de menta fresca picada.

2 cucharadas soperas de pasas.

1 yema de huevo.

Sal y pimienta negra recién molida.






Preparación:

Precalentamos el horno a 200ºC, calor arriba y abajo.

Partimos los pimientos por la mitad, extraemos la parte interior del pedúnculo y las semillas, los colocamos en una bandeja de horno con el fondo previamente untado de aceite de oliva, los dejamos asar durante 20 minutos en la parte central del horno y mientras preparamos el relleno.

Fundimos la mantequilla en una sartén, añadimos la cebolla y rehogamos hasta que esté tierna.

Ponemos a calentar en un cazo el vaso de agua hasta que hierva, añadimos el aceite de oliva y la 1/2 cucharadita de sal, apartamos del fuego y añadimos el cuscús, removemos bien, tapamos y dejamos reposar 5 minutos, pasado este tiempo añadimos la cebolla rehogada, las pasas, la menta, salpimentamos y agregamos la yema de huevo, removemos bien.

Transcurridos los 20 minutos de horno sacamos la bandeja de los pimientos y los rellenamos con el cuscús, los dejamos hornear otros 20 minutos o hasta que los pimientos estén tiernos.

Podemos servirlos fríos o calientes.






Notas:

Si no disponemos de menta fresca podemos sustituir por hierbabuena o perejil fresco.