lunes, 30 de noviembre de 2015

CIPOLLATA (sopa italiana de cebolla)


 Cipollata -se pronuncia chipolata-, es una deliciosa sopa de cebolla italiana de la que existen dos versiones, una de Toscana y la otra de Umbría, menos suculenta, pero también sustanciosa y reconfortante, ideal para el invierno, esta última es nuestra preferida y suelo hacerla a menudo, la receta lleva además de mucha cebolla, bacón, tomate, guindilla, albahaca, queso parmesano, caldo de pollo y una rebanada de pan tostado con ajo restregado








Ingredientes:

800 gramos de cebollas, peladas y cortadas en aros finitos.

50 gramos de bacón picadito (suelo utilizar bacón de pavo que tiene 70% menos de grasa).

2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

1 litro de caldo de pollo.

400 gramos de tomates maduros, pelados y picaditos.

1/2 guindilla seca, desmenuzada.

6-7 hojas de albahaca fresca, picadita.

Sal y pimienta negra recién molida.

3 cucharadas soperas de queso parmesano rallado.

4 rebanadas gruesas de pan del día anterior.

1 diente de ajo, partido por la mitad.

Queso parmesano.









Preparación:

Freímos el bacón en el aceite, en una olla grande a fuego medio-alto.

Añadimos las cebollas, tapamos y dejamos cocer a fuego lento mínimo durante una hora o hasta que la cebolla se haya deshecho, removiendo de vez en cuando.

Añadimos el caldo de pollo, los tomates picados, la guindilla, salpimentamos, tapamos y dejamos cocer 30 minutos más.

Añadimos la albahaca y el queso rallado, rectificamos de sal, removemos y lista para servir.

Tostamos las rebanadas de pan y restregamos el ajo partido por la mitad por toda la superficie de la tostada.

En cada cuenco colocamos una rebanada de pan y vertemos encima la sopa caliente.

Ponemos en un cuenco un poco de queso parmesano para que cada comensal se sirva a su gusto.









Si quieres hacer el caldo de pollo casero:  

1 muslo o 1 pechuga de pollo, 2 puerros, 2 zanahorias pequeñas, 1 cebolla pequeña, 2 trozos de apio, 1 hoja de laurel, 4 granos de pimienta negra y sal.
 Ponemos en una olla el muslo o la pechuga de pollo sin la piel, pelamos y lavamos los puerros, las zanahorias y la cebolla y añadimos enteros, quitamos las hebras del apio, lavamos y añadimos entero, añadimos la hoja de laurel, los granos de pimienta, la sal, un litro y un vaso de agua, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante 35-40 minutos, cuando esté listo colamos el caldo y reservamos.









 








viernes, 27 de noviembre de 2015

BATINGAN BI LABAN (puré de berenjenas libanés)




Me encanta la berenjena, una verdura tan versátil que puedes realizar con ella diferentes recetas, creo que la he cocinado de mil maneras, en mousaka, en sopas o ensaladas, fritas con miel de caña, en el pisto de verduras o como se consume en los países de Oriente Medio, en puré, del que existen numerosas versiones y seguro las he hecho todas, en esta ocasión lo he acompañado de unos palitos de pizza recién horneados.










Ingredientes:

2 berenjenas grandes.

250-300 mililitros de yogur griego natural.

3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

2 dientes de ajos, pelados y machacados en el mortero.

El zumo de un limón mediano.

Sal y pimienta negra recién molida.

Para adornar:

Menta o perejil fresco picado.

Para los palitos de pizza:

1 paquete de masa fina para pizza -que sea cuadrada-.

Queso mozzarella en barra.

Sal con pimienta Maldon.

Orégano seco.










Preparación:

Calentamos el grill del horno a medio-alto.

Ponemos las berenjenas bajo el grill y vamos dándole vueltas hasta que ennegrezcan y formen ampollas y su carne se ablande.

Las retiramos del grill, pelamos y dejamos en un escurridor, aplastando para que suelten el jugo.

Pasamos las berenjenas a un cuenco y machacamos con un tenedor, añadimos el yogur, el aceite de oliva, los ajos machacados, salpimentamos y añadimos zumo de limón a nuestro gusto, mezclamos todo y tenemos dos opciones, dejar el puré como está o pasarlo por la batidora, a mi me gusta más dejarlo como está.

Guardamos el puré en el frigorífico hasta su consumo.

Servimos el puré en un cuenco adornado con un poco de menta o perejil fresco picado por encima.

Acompañamos el puré con un poco de pan pita o con unos palitos de pizza.

Para los palitos de pizza:

 Precalentamos el horno a 210º C, calor arriba y abajo.

Cortamos la masa en tiras de unos 4 x 20 centímetros y vamos colocando en una fuente de horno con papel antiadherente puesto encima, dejamos unos centímetros de espacio entre una tira y otra, distribuimos unas bolitas de queso mozzarella por encima a la mitad de las tiras y esparcimos por encima de todas las tiras un poco de sal con pimienta Maldon y orégano.

Horneamos unos 10-12 minutos o hasta que adquieran un color dorado.





















miércoles, 25 de noviembre de 2015

CAZUELA DE PATATAS MORADAS AL HORNO



 
Un cremoso primer plato de patatas moradas salteadas con cebolla, después va al horno con nata, queso y huevo, están buenísimas y son ideales para servir en cualquier tipo de cena o comida, un lujo económico.




 





Ingredientes (para 4 personas):

500 gramos de patatas moradas -lavadas y con la piel-, cortadas a cuadraditos.

1 cebolla pequeña, pelada y picadita.

25 gramos de mantequilla.

2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

Sal y pimienta negra recién molida.

4 huevos grandes.

25 gramos de queso gruyere rallado.

150-200 mililitros de nata líquida para cocinar.




 
 

 


Preparación:

Calentamos la mantequilla y el aceite en una sartén, cuando esté caliente salteamos las patatas a cuadraditos hasta que tomen color -unos 10 minutos-, añadimos la cebolla picadita y seguimos salteando durante unos 20 minutos o hasta que las patatas estén hechas, salpimentamos generosamente.

Precalentamos el horno a 170 º C, calor arriba y abajo.

Pasamos la mezcla de patata morada y cebolla a una fuente de gratinar, extendiéndola por toda la base, con cuidado rompemos los huevos sobre las patatas, espolvoreamos el queso gruyere rallado y cubrimos con la nata líquida, evitando que caiga sobre los huevos, no debe de cubrir totalmente las patatas, salpimentamos y horneamos unos 15 minutos o hasta que cuajen las claras y las yemas sigan fluidas.

Retiramos del horno y servimos enseguida acompañado de una ensalada verde.


 

 

 



Notas:

Con la patata normal está igual de rico, pero la patata morada le da un sabor muy suave, diferente.

 Es recomendable cocinar las patatas moradas con la piel por los beneficios que contiene, su característico color morado se debe a las antocianinas, un pigmento vegetal hidrosoluble, diversos estudios han mostrado que las antocianinas tienen efectos terapéuticos, son antioxidantes, es decir, reducen los radicales libres y con ello, los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares, patologías neurológicas e incluso cáncer.




 




 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
 
 
 
 
 
 
 





martes, 24 de noviembre de 2015

SOPA DE CEBOLLINO


Me gusta cocinar con cebollino, tengo una planta y lo suelo consumir bastante, en ensaladas, sopas o en cualquier plato que prepare y le vaya bien, en la receta de hoy es el ingrediente principal, una
sopa nutritiva, con un sabor muy agradable, que además nos aporta beneficios para nuestra salud





  

Ingredientes:

250 gramos de patatas.

100 gramos de escalonias.

1 zanahoria pequeña.

5 manojos pequeños o 2 grandes de cebollino.

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

1 petit suisse natural sin azúcar.

50 mililitros de nata espesa.

1 pizca de pimienta blanca.

Sal.

Para el caldo de gallina:

1 pechuga de gallina sin la piel.

2 puerros.

1 zanahoria grande.

150 gramos de apio nabo.

2 hojas de laurel.

1/2 manojo de perejil.

1 cucharadita de granos de pimienta negra.

1 cucharadita de sal.

 Para decorar:

Semillas de sésamo.

Cebollino fresco.

  



Preparación:

Lavamos, pelamos y troceamos los puerros y la zanahoria para hacer el caldo.

Lavamos las hojas de apio nabo y el perejil.

En una olla con 2 litros de agua, ponemos la gallina junto con los puerros, la zanahoria, el apio nabo, el perejil, el laurel, los granos de pimienta negra y la cucharadita de sal. 

Dejamos cocer el caldo con la olla destapada y a fuego muy lento durante 2 horas y media, espumamos el caldo de vez en cuando.

Pasado este tiempo retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Una vez frio desgrasamos el caldo.

Pelamos, lavamos y troceamos las patatas, las escalonias y la zanahoria.

Lavamos y cortamos el cebollino en aritos.

En una olla añadimos el aceite de oliva y cuando esté caliente añadimos las patatas, las escalonias, la zanahoria y el cebollino, sofreímos unos minutos hasta que las verduras tomen color, añadimos el caldo de gallina y dejamos cocer a fuego lento, tapado, durante 30 minutos.

Pasado este tiempo retiramos del fuego y reducimos a puré con la batidora, pasamos por el colador chino para que quede una crema suave.

Mezclamos el petit suisse y la nata espesa y lo añadimos al puré, mezclamos y ponemos el puré a fuego lento, para calentarlo, añadimos la pimienta blanca y rectificamos de sal.

Cuando esté caliente servimos en cuencos individuales con un poco de cebollino entero y las semillas de sésamo por encima.












domingo, 22 de noviembre de 2015

TOMATES RELLENOS (de aguacate, rabanitos y aceitunas)


 
 
Tomates rellenos de aguacate, rabanitos y cebolleta, aderezado con salsa de aceitunas negras, se preparan en un momento, están muy buenos y nos aporta vitaminas.







 
Ingredientes:
 
4 tomates grandes.
 
1 aguacate maduro.

8-10 rabanitos, despuntados y picaditos con la piel.
 
1-2 cebolletas finas, peladas y picaditas.
 
Zumo de limón.

30 gramos de aceitunas negras sin hueso.
 
2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
 
Sal y pimienta negra recién molida.
 
Para adornar:
 
Hojas de rúcula, rabanitos cortados en rodajas finas y semillas de sésamo.









Preparación:

Lavamos los tomates y cortamos una tapa de la parte superior, vaciamos la pulpa del interior con la ayuda de una cucharilla, con cuidado de no romperlos, reservamos la pulpa de tomate troceada en un cuenco.
 
Colocamos en un plato los tomates vacíos, mirando hacia abajo y reservamos el jugo que suelten.
 
Partimos el aguacate por la mitad, retiramos el hueso, lo troceamos y rociamos con un poco de zumo de limón, removemos y lo añadimos a la pulpa de tomate, añadimos también la cebolleta y los rabanitos picados.
 
Trituramos las aceitunas negras con el jugo que soltaron los tomates y el aceite de oliva, removemos el aderezo y lo añadimos al cuenco con los tomates y demás verduras, salpimentamos y mezclamos.
 
Colocamos los tomates vacíos hacia arriba en un fuente y rellenamos con la mezcla de verduras, adornamos con unas hojas de rúcula, el rabanito en rodajas, las semillas de sésamo y servimos.
 
 

















jueves, 19 de noviembre de 2015

EMPANADA DE ESPELTA (rellena de acelgas, peras y piñones)


Me encanta esta empanada de harina de espelta y acelgas del blog Ya estamos en casita, la masa es fácil de trabajar, he utilizado la mitad de los ingredientes y ha salido una empanada para 3 personas más o menos, he sustituido la manzana por pera y he añadido eneldo fresco, ha salido muy rica







Ingredientes:

Para la masa:

200 gramos de harina ecológica de espelta integral.

         75 mililitros de aceite de oliva virgen extra.
        
 Sal.

Un poco de leche para pintar la base de la empanada.

Para el relleno:

1 manojo de acelgas frescas.

1 cebolla pequeña, pelada y picadita.

Una pizca de pimienta Cayena molida.

1 pera pequeña.

  30 gramos de pasas sultanas, remojadas en agua durante 1/2 hora.

30 gramos de piñones.

La punta de un cuchillo de eneldo fresco picadito.

    Sal y pimienta negra recién molida.

2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.






Preparación:

Preparamos el relleno, en una sartén ponemos las 2 cucharadas de aceite, cuando esté caliente añadimos la cebolla y rehogamos unos 5 minutos o hasta que esté transparente, añadimos los piñones y rehogamos brevemente, añadimos las pasas y rehogamos un momento, añadimos las acelgas troceadas y seguimos rehogando, cuando las acelgas estén pochadas añadimos la pimienta Cayena molida, la sal, la pimienta negra y el eneldo, removemos todo, retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Preparamos la masa, vertemos la harina de espelta en un cuenco, añadimos el aceite y la misma cantidad de agua, la sal, amasamos hasta obtener una masa homogénea y dividimos en dos partes.

Encendemos el horno a 200º C, calor arriba y abajo.

Colocamos encima de la bandeja del horno un trozo de papel de horno -previamente mojado, arrugado y estirado de nuevo, para no tener que engrasar-.

Estiramos una de las masas con un rodillo de madera hasta dejarla muy finita y la colocamos sobre el papel del horno, pinchamos con un tenedor toda la base de la masa.

Colocamos el relleno de acelgas sobre la masa, extendiéndola por toda la superficie pero dejando como dos dedos alrededor de toda la masa sin relleno, doblamos la masa ligeramente hacia dentro, tapando parte del relleno.

Pelamos la pera, cortamos en láminas finas y colocamos sobre el relleno de acelgas.

Doblamos la masa ligeramente hacia dentro, tapando parte del relleno, humedecemos con agua los bordes de la masa para que al poner la otra encima se adhiera bien.

Estiramos la segunda masa con el rodillo, cubrimos la empanada, cortamos los bordes sobrantes y presionamos con los dedos para que se adhieran los filos.

Pinchamos con un tenedor toda la superficie para que respire durante la cocción y pintamos con leche para un acabado brillante.

Horneamos durante 30 - 35 minutos, retiramos del horno, dejamos reposar 1/2 hora y servimos.
Podemos tomarla templada o fría.












domingo, 15 de noviembre de 2015

SOPA DE AZAFRÁN CON ARROZ




Receta rica y nutritiva, una sopa para tomar bien calentita, lleva cebolla y patata cocidas en leche y caldo de pollo casero, que le aportan suavidad, el azafrán le da sabor y le he añadido un poco de arroz blanco cocido al final. 
                                                                                                               








Ingredientes:
 
250 gramos de cebollas, peladas y toscamente picadas.

250 gramos de patatas, peladas y toscamente picadas.
 
500 mililitros de leche.
 
300 mililitros de caldo de pollo.

2´5 mililitros (1/2 cucharadita de las de té) de azafrán molido.
 
150 mililitros de nata líquida ligera.

Sal y pimienta negra recién molida.

Para acompañar:

Arroz blanco cocido (opcional).
 
Para adornar:

Cebollino o hierbabuena o perejil fresco y picadito.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
En una olla ponemos la cebolla y la patata picadas junto con la leche y el caldo de pollo, llevamos a ebullición, a fuego suave y sin tapar, durante 35-40 minutos o hasta que la patata esté tierna.
 
Retiramos la sopa del fuego, dejamos que se enfríe un poco y pasamos por la batidora, colamos con un colador chino, calentamos a fuego bajo, añadimos el azafrán molido, la nata y salpimentamos y retiramos del fuego cuando esté bien caliente.
 
Servimos la sopa en cuencos individuales y un cuenco con el arroz blanco cocido -caliente- para que cada comensal se sirva a su gusto y adornamos con el cebollino o la hierbabuena o el perejil picado.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Notas:
 
He utilizado un azafrán que está sin tratar, directamente de la recolecta a la mesa, lo he tostado y molido en casa, el sabor es diferente del que venden envasado, lo he comprado en un mercado de agricultores de Coín, un pueblo de Málaga.
 
Los 250 gramos que necesitamos de cebolla y de patata se refiere una vez estén peladas las hortalizas, para que en total sean 500 gramos, explico esto porque puede dar lugar a confusión, si pesamos las hortalizas con la piel y luego las pelamos, pesarán bastante menos.






 


Si quieres hacer el caldo de pollo casero:  

1 muslo o 1 pechuga de pollo, 2 puerros, 2 zanahorias pequeñas, 1 cebolla pequeña, 2 trozos de apio, 1 hoja de laurel, 4 granos de pimienta negra, sal y un litro de agua.
 
 Ponemos en una olla el muslo o la pechuga de pollo sin la piel, pelamos y lavamos los puerros, las zanahorias y la cebolla y añadimos enteros, quitamos las hebras del apio, lavamos y añadimos entero, añadimos la hoja de laurel, los granos de pimienta, la sal y el litro de agua, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante 35-40 minutos, cuando esté listo colamos el caldo y reservamos.

































sábado, 14 de noviembre de 2015

MUHALLABEYA (budín de leche libanés)


Este budín libanés es como el arroz con leche, pero lleva el arroz molido en lugar del grano entero, tiene un delicado sabor a agua de azahar y de rosas, combina estupendamente con las almendras y los pistachos, se puede tomar templado en invierno o bien frío en verano y es fácil de hacer






Ingredientes:

1 litro de leche y 100 mililitros más de leche aparte.

65 gramos de arroz molido -en la picadora-.

45 mililitros -3 cucharadas soperas- de harina de maíz -maizena-.

50 gramos de azúcar moreno de caña integral -la receta original lleva 75 gramos de azúcar blanca-.

45 mililitros -3 cucharadas soperas- de agua de azahar o de rosas o la mezcla de ambas.

Para decorar:

Un puñado de almendras crudas toscamente picadas.

Un puñado de pistachos partidos por la mitad.

Azúcar moreno de caña integral -opcional-.






Preparación:

Mezclamos en un cuenco el arroz molido con la maizena y añadimos 100 mililitros de leche fría, removemos bien hasta formar una pasta tersa.

En un cazo ponemos el litro de leche con el azúcar llevamos lentamente a ebullición, sin dejar de remover, añadimos la pasta de arroz que tenemos preparada y removemos continuamente para que no se formen grumos.

Dejamos cocer la mezcla a fuego lento y sin dejar de remover durante 20 minutos más o menos, hasta que espese y esté cocido el arroz.

Pasado este tiempo añadimos el agua de azahar o de rosas o la mezcla de ambas y dejamos cocer 2 minutos más, retiramos del fuego y dejamos enfriar ligeramente, servimos en cuencos individuales o copas de postre.

Dejamos enfriar y antes de servir adornamos el budín con las almendras picadas, los pistachos partidos por la mitad y un poco de azúcar por encima.






Notas:

Podemos sustituir el arroz molido por harina de arroz pero no queda con la misma textura.
Suelo hacer el budín añadiendo agua de azahar y agua de rosas, las dos a la vez.











jueves, 12 de noviembre de 2015

ÑOQUIS DE CALABAZA CON SALSA DE QUESO MUGHETTO





Siempre preparo los ñoquis de calabaza con harina de trigo, pero en esta ocasión los he hecho con harina de arroz y los he acompañado con una salsa de queso Mughetto, elaborado con quesos Gorgonzola y Mascarpone al 50 %, una receta apta para celíacos y con un importante aporte nutricional, suele gustar a los niños por el sabor suave que le aporta este queso.










Ingredientes:

1 calabaza cacahuete de 1 kilo, pelada y cortada en trozos medianos.

1 paquete de harina de arroz de 250 gramos, he utilizado 225 gramos.

2 huevos de codorniz, batidos.

Sal y pimienta negra recién molida.

Para la salsa de queso Mughetto:

150 - 200 gramos de queso Mughetto o cualquier queso cremoso tipo Gorgonzola, Azul, etc...

200 -250 mililitros de nata líquida ligera.

Sal y pimienta negra recién molida.

Queso parmesano para espolvorear.










Preparación:

En una olla al vapor ponemos a cocer la calabaza hasta que esté tierna, retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco.

Pasamos la calabaza cocida por el pasapurés o aplastamos con un tenedor, añadimos los huevos de codorniz, mezclamos y añadimos la harina de arroz poco a poco, cuando tengamos una masa que podamos manejar con las manos dejamos de añadir harina -tenemos que tener cuidado porque si añadimos más harina de la cuenta los ñoquis nos pueden quedar duros al cocerlos-, salpimentamos y dejamos enfriar.

Formamos los ñoquis con las manos -si tienen la cantidad de harina adecuada la masa se maneja sin problemas-, los colocamos en una fuente espolvoreada con un poco de harina de arroz para que no se queden pegados.

Mientras hacemos la salsa de queso, en una sartén ponemos la nata y dejamos cocer a fuego lento, cuando haya reducido un poco añadimos el queso Mughetto troceado y dejamos cocer unos 6 -7 minutos o hasta que se funda el queso y la salsa esté homogénea, salpimentamos y reservamos.

En una olla grande con agua hirviendo cocemos los ñoquis durante unos 2 minutos, en tandas pequeñas y retirándolos con una espumadera cuando suban a la superficie y añadiéndolos bien escurridos a la salsa de queso -que tendremos puesta en el fuego a baja temperatura-.

Servimos los ñoquis con la salsa y queso parmesano en un cuenco aparte para que cada comensal se sirva a su gusto.











Notas:

Si queremos utilizar 1 huevo de gallina en lugar de 2 de codorniz, que sea del tamaño más pequeño posible y vamos a necesitar un poco más harina de arroz porque el volumen de huevo es algo mayor.

La cantidad de harina de arroz que tenemos que añadir depende de la humedad que tenga la calabaza cocida, hay que añadir la harina poco a poco y tenemos que tener en cuenta que cuando esté totalmente fría endurece un poco, para no añadir harina de más.

Es una receta con un sabor suave y la pimienta negra le aporta un toque picante que le va muy bien, podemos ser generosos con ella pero sin pasarnos.
























miércoles, 4 de noviembre de 2015

ROPA VIEJA (con pencas de acelga roja al vapor)

 

 
Esta receta me trae recuerdos de mi niñez, cada vez que mi tía preparaba puchero hacia más cantidad para poder cocinar al día siguiente ropa vieja porque nos encantaba, ahora la cocino igual que javirecetas porque le añade vino blanco y mi tía nunca le ha puesto que yo recuerde y la verdad, está mejor con vino, un plato de origen sefardí para el que necesitas pasar poco tiempo entre fogones, está riquísimo y en esta ocasión lo he acompañado con unas pencas de acelga roja al vapor para que sea un menú más equilibrado.




 
 
 
 
 


Ingredientes:
 
150 gramos de carne de ternera de puchero.
 
150 gramos de garbanzos del puchero.
 
2 dientes de ajo, pelados y picaditos.
 
1 cebolla mediana, pelada y picadita.
 
3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
 
100 mililitros de vino blanco.
 
1 hoja de laurel.
 
Sal y pimienta negra recién molida.
 
Para las patatas fritas:
 
2-3 patatas nuevas medianas.
 
Aceite de oliva virgen extra.
 
Para las pencas al vapor:
 
Las pencas de un manojo de acelgas, lavada y picadita.
 
1 hoja de laurel.
 
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
 
Sal.
 
 
 
  
 
 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
Con las manos, desmenuzamos en hebras la carne de ternera y la de pollo.
 
Ponemos una olla -para cocinar al vapor- en el fuego, añadimos una hoja de laurel al agua, cuando empiece a hervir añadimos las pencas y cocemos durante unos 10-15 minutos o hasta que estén al dente, cuando estén listas las dejamos en una fuente, añadimos sal, una cucharada de aceite, removemos y reservamos.
 
Pelamos las patatas, lavamos y cortamos en tiras regulares y freímos en aceite de oliva bien caliente, cuando están listas las dejamos escurrir en una fuente con papel absorbente y añadimos sal.
 
En una sartén grande con el aceite de oliva caliente, añadimos el ajo, la cebolla y el laurel, pochamos a fuego lento, removiendo de vez en cuando, añadimos la ternera, el pollo, los garbanzos y rehogamos unos 5 minutos a fuego medio, añadimos el vino blanco y dejamos reducir, retiramos la hoja de laurel, salpimentamos y servimos con las patatas fritas por encima y las pencas de acelga al vapor.
 
 
 

 
 











 
 


















martes, 3 de noviembre de 2015

CREMA DE CAQUI, POMELO Y NARANJA

 
 
 
Me han regalado unos caquis buenísimos, maduros y carnosos, así que he preparado un postre con ellos, como es una fruta bastante dulce pensé que con pomelo y naranja combinarían bien, además lleva azúcar integral de caña, miel de aguacate y un poco de agar-agar para que espese un poco, ha salido una crema -con un toque ácido- muy rica.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ingredientes:
 
12 caquis maduros, pelados.
 
1 pomelo, pelado y sin la membrana blanca del interior, solo la pulpa.
 
100 mililitros de zumo de naranja.
 
2 cucharadas soperas de miel de aguacate -o de la que tengamos en casa-.
 
50 gramos de azúcar moreno de caña integral.
 
1 sobrecito de agar-agar de 2 gramos.
 
Para decorar:
 
Nata montada, gajos de pomelo y hojitas de menta.
 
Para la crema de caqui y pomelo con yogur:
 
Yogur griego natural.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
En una olla ponemos la pulpa de los caquis, la pulpa del pomelo, el zumo de naranja, la miel y el azúcar moreno, dejamos cocer a fuego lento durante una hora más o menos, removiendo de vez en cuando, hasta que la fruta se deshaga y la crema haya espesado -tiene que quedar parecida a una mermelada-, retiramos del fuego y pasamos por el colador chino para quitar los posibles grumos.
 
Pasamos el puré a un cazo y calentamos a fuego medio, comprobamos si la crema está dulce o es necesario añadir algo más de miel o azúcar, cuando empiece a hervir añadimos el agar-agar diluido en cuatro cucharadas soperas de agua, dejamos cocer durante 3-4 minutos removiendo continuamente y retiramos del fuego.
 
Servimos en copas, dejamos enfriar, tomamos la crema fría adornada con la nata montada, unos gajos de pomelo y las hojitas de menta.
 
Crema de caqui y pomelo con yogur:
 
Otra opción es añadir yogur griego natural a la crema de caqui, ponemos la misma cantidad de crema que de yogur, mezclamos bien y listo para tomar, una manera de que los niños tomen caqui, una fruta que no les suele gustar.