lunes, 27 de febrero de 2017

CREMA DE CHIRIVÍAS, APIO-NABO Y CÚRCUMA


La chirivía combina muy bien con los piñones, juntos realzan el sabor de cualquier receta, he hecho una crema de chirivías con apio-nabo, cebolleta, cúrcuma, ajo negro, comino, semillas de
cilantro, caldo de verduras casero, leche de avena y para acompañar piñones tostados 







 Ingredientes:

500 gramos de chirivías, peladas, con la parte dura del centro quitada y troceadas.

250 gramos de apio-nabo, pelado y troceado.

2 cebolletas frescas medianas, sin la parte verde, peladas y troceadas.

1 diente de ajo negro, pelado y picadito.

6 gramos de raíz de cúrcuma fresca, pelada y picadita.

1 cucharadita -de las de té- de comino recién molido en el mortero.

4 - 5 semillas de cilantro, machacadas en el mortero.

Caldo de verduras.

50 - 75 mililitros de leche de avena.

2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

Sal y pimienta negra recién molida.

Para acompañar:

Un puñado de piñones.

1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra.

Aceite de oliva virgen extra al ajo negro.






Preparación:

En una olla con el aceite de oliva, cuando esté caliente añadimos la cebolleta fresca y rehogamos durante 10 minutos a fuego lento, añadimos la chirivía y el apio-nabo troceados, seguimos rehogando unos minutos hasta que la verdura tome color, añadimos el ajo negro y la cúrcuma, rehogamos un par de minutos y añadimos el comino, las semillas de cilantro, la sal y la pimienta negra, mezclamos bien y añadimos el caldo, que cubra un dedo por encima de las verduras, llevamos a ebullición, reducimos el fuego y dejamos cocer a fuego lento unos 20 minutos o hasta que las verduras estén tiernas.

En una sartén pequeña con una cucharada sopera de aceite, cuando esté caliente echamos los piñones y rehogamos, sin dejar de remover, hasta que estén tostados, reservamos en una fuente sobre papel absorbente para quitar el exceso de grasa.

Batimos las verduras hasta reducir a puré, echamos de nuevo en la olla y añadimos leche de avena a nuestro gusto, calentamos a fuego lento.

Servimos la crema en cuencos o platos individuales con los piñones tostados y un hilito de aceite al ajo negro por encima.






Si quieres hacer el caldo de verduras casero:

1 cebolla pequeña, 2 puerros, 2 ramas de apio, 2 zanahorias grande, 1 chirivía, 1 tomate maduro, 2-3 ramitas de perejil, 1 hoja de laurel, 3-4 granos de pimienta negra, sal y 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, lo ideal para hacer un buen caldo de verduras es utilizar 500 gramos de verdura por litro de agua.

Troceamos todas las verduras, lavamos bien, dejamos escurrir y salteamos con un par de cucharadas de aceite en una olla a fuego muy bajo durante varios minutos, añadimos un litro de agua, perejil, laurel, sal y pimienta, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante 40 minutos, pasado este tiempo colamos el caldo y reservamos.


















miércoles, 22 de febrero de 2017

PAN DE DÁTILES, AVELLANAS Y CACAO (con pistacho rallado y nueces pecanas)



Este dulce es como el tradicional pan de higos con almendras que se ha hecho toda la vida en Málaga, pero en su lugar he utilizado dátiles y avellanas de Reus, además lleva cacao puro sin azúcar Valor, una pizca de canela y otra de clavo de olor, para darle un toque diferente le he rallado pistachos sobre la superficie, su sabor le va muy bien y lo he decorado con nueces pecanas; es nutritivo y está buenísimo aunque hay que tomarlo con moderación porque tiene bastantes calorías





Ingredientes:

200 - 250 gramos de dátiles, sin hueso y troceados.

100 gramos de avellanas tostadas de Reus.

2 cucharaditas -de las de café- de cacao puro sin azúcares Valor.

Una pizca de canela molida.

Una pizca de clavo de olor recién molido.

Unas gotas de licor de anís o de amaretto -opcional-.

Para decorar:

Un puñado de pistachos.

Nueces pecanas.





Preparación:

Trituramos las avellanas en la picadora hasta dejarlas en trozos pequeños, pero sin que lleguen a quedar reducidas a polvo, retiramos y echamos los dátiles troceados en la picadora, trituramos por tandas hasta obtener una pasta homogénea.

En un cuenco grande echamos las avellanas y los dátiles triturados, añadimos el cacao, la canela y el clavo molido, si vamos a utilizar licor añadimos unas gotas junto con los demás ingredientes -yo no le he puesto, pero la receta original lleva-, mezclamos bien hasta formar una masa uniforme, damos forma redonda, como si fuera un queso pequeño, para aplanar la base podemos poner un plato y presionamos con las manos hacia abajo, con cuidado.

Guardamos el pan de dátiles en un fiambrera de cristal con tapa o en un plato con papel film y dejamos en el frigorífico 3 - 4 horas para que endurezca un poco.

Pelamos los pistachos y reservamos enteros.

Pelamos las nueces pecanas y dividimos el fruto en dos partes.

Sacamos el pan de dátiles del frigo, rallamos los pistachos sobre el pan cubriendo por todos lados, decoramos con las nueces pecanas y listo para tomar.






Notas:

Otra manera de presentar esta receta es hacer unas trufas con la masa y rebozarlas en cacao puro o fideos de chocolate.

A la masa de las trufas le he añadido unas gotas de licor de amaretto que le va muy bien.




























lunes, 20 de febrero de 2017

SHORBET ADAS (sopa de lentejas persa)



Esta sopa en realidad es una crema de lentejas especiadas, el comino y la cúrcuma le aportan buen sabor y el limón le da un toque ácido muy rico. una manera sana y nutritiva de tomar legumbres, de segundo he preparado arroz salvaje con piñones, jengibre y pasas -para una dieta vegetariana es bueno combinar legumbres con arroz, así obtenemos una proteína vegetal "parecida", que no igual, a la de la carne-, de postre, unas rodajas de naranja con un poco de miel de azahar







Ingredientes:

300 gramos de lentejas rojas, bien lavadas y escurridas.

2 cebollas pequeñas -unos 250 gramos-, peladas y picadas finamente.

3 - 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

2 litros -o algo menos- de caldo de verduras o de pollo.

1 cucharadita -de las de té- de comino entero machacado en el mortero.

1 cucharadita -de las de té- de cúrcuma fresca machacada en el mortero.

El zumo de 1/2 limón.

Sal.

Para decorar:

Perejil fresco picado o pimienta negra recién molida y un hilito de aceite de oliva al ajo negro.







Preparación:

En una olla puesta al fuego con el aceite, cuando esté caliente añadimos las cebollas, rehogamos unos 10 minutos a fuego medio-bajo hasta que estén ligeramente doradas, añadimos las lentejas y rehogamos junto con las cebollas durante 2 - 3 minutos, añadimos el caldo de verduras o de pollo,
dejamos cocer a fuego medio-bajo durante 1 hora o hasta que las lentejas estén tiernas y cremosas.

Una vez cocinadas las lentejas añadimos el comino, la cúrcuma, el zumo de limón y la sal y  trituramos con la batidora hasta reducir a puré.

Servimos la sopa enseguida, con el perejil picado por encima -como no tenía perejil en ese momento
he utilizado pimienta negra y un hilito de aceite de oliva virgen extra al ajo negro-.







Notas:

La cocina de la antigua Persia, actualmente Irán, es sencilla, nada picante, variada, donde el consumo de arroz es bastante importante, además de los platos con verduras, carnes y legumbres, utilizan una especia llamada sumac o zumaque y las hierbas frescas más demandadas son la hierbabuena, el cilantro y la menta, el pan también tiene un lugar destacado en la mesa.







Si quieres hacer el caldo de verduras casero:

1 cebolla pequeña, 2 puerros, 2 ramas de apio, 2 zanahorias grande, 1 chirivía, 1 tomate maduro, 2-3 ramitas de perejil, 1 hoja de laurel, 3-4 granos de pimienta negra, sal y 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, lo ideal para hacer un buen caldo de verduras es utilizar 500 gramos de verdura por litro de agua.

Troceamos todas las verduras, lavamos bien, dejamos escurrir y salteamos con un par de cucharadas de aceite en una olla a fuego muy bajo durante varios minutos, añadimos un litro de agua, perejil, laurel, sal y pimienta, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante 40 minutos, pasado este tiempo colamos el caldo y reservamos.







Si quieres hacer el caldo de pollo casero:  

1 muslo o 1 pechuga de pollo, 2 puerros, 2 zanahorias pequeñas, 1 cebolla pequeña, 2 trozos de apio, 1 hoja de laurel, 4 granos de pimienta negra, sal y un litro de agua.
 Ponemos en una olla el muslo o la pechuga de pollo sin la piel, pelamos y lavamos los puerros, las zanahorias y la cebolla y añadimos enteros, quitamos las hebras del apio, lavamos y añadimos entero, añadimos la hoja de laurel, los granos de pimienta, la sal y el litro de agua, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante 35-40 minutos, cuando esté listo colamos el caldo y reservamos.














miércoles, 15 de febrero de 2017

MOUSSE DE CACAO, AGUACATE Y PLÁTANO


Ayer para San Valentín preparé una falsa mousse de cacao, aguacate y plátano, pertenece al blog Gastronomia&cía, una crema deliciosa y nutritiva que se hace en un momento, batimos todos los ingredientes y listo; como decoración, unos corazones de fresa y bolitas de azúcar, para servir he utilizado cápsulas de magdalenas, pequeños detalles para celebrar el día de los enamorados







Ingredientes:

1 aguacate mediano maduro (unos 250 gramos de peso).

1 plátano mediano maduro (unos 125 gramos de peso).

2 cucharaditas -de las de café- con colmo de cacao puro sin azúcares Valor.

60 mililitros de leche sin lactosa.

1 - 2 cucharadas soperas de sirope de Ágave.

Para decorar:

Fresas con forma de corazón.

Bolitas de azúcar de colores.






Preparación:

Pelamos y troceamos el aguacate y el plátano, colocamos ambas frutas en el vaso de la batidora, añadimos el cacao, la leche y el sirope de Ágave, batimos hasta conseguir una crema homogénea.

Servimos en cuencos individuales, adornamos con los corazones de fresa y las bolitas de azúcar.







Notas:

Podemos añadir más cantidad de cacao y sirope de Ágave, según nuestras preferencias y utilizar miel en lugar de sirope.

Las fresas le van muy bien a esta crema, con ellas gana en sabor.













lunes, 13 de febrero de 2017

MOUSSE DE HUEVOS CON ANCHOAS



Un delicioso plato a base de huevos cocidos, pepino, cebolleta y cebollino, lleva mayonesa, yogur natural, gelatina y clara de huevo a punto de nieve para conseguir una mousse ideal para tomar con pan tostado o hacer canapés, decoramos con anchoas remojadas previamente en leche, le aportan un sabor suave a este riquísimo entrante que recuerda bastante a la ensaladilla rusa en la textura






Ingredientes (para 6 personas):

225 gramos de pepino pelado, sin pepitas y picadito.

Sal y pimienta negra recién molida.

3 huevos duros picaditos.

2 cebolletas (con lo verde), picaditas.

3 cucharadas soperas de cebollino o perejil fresco picadito.

175 ml. (1 y 3/4 tacitas) de mayonesa.

50 ml. (1/2 tacita) de yogur natural.

10 ml. (2 c. de té) de gelatina en polvo.

1 clara de huevo.

Para adornar:

6 - 8 filetes de anchoas, remojados en leche durante 10 minutos, escurridos y cortados a lo largo en 2.

2 huevos duros, cortados en rodajas.

Cebollino o perejil fresco picado.

Para acompañar:

Pan integral tostado o panecillos para canapés.






Preparación:

Espolvoreamos ligeramente con sal el pepino y removemos bien. pasamos a un colador, ponemos un plato encima y dejamos escurrir durante 30 minutos por lo menos. luego retiramos el plato y exprimimos ligeramente el pepino para extraer el líquido.

Ponemos el pepino en un cuenco, añadimos los huevos picados, las cebolletas, el perejil y mezclamos.

En otro cuenco echamos la mayonesa con el yogur y mezclamos.

En un cazo de fondo grueso ponemos 3 cucharadas soperas de agua fría, espolvoreamos la gelatina sobre el agua y dejamos a remojo durante 5 minutos.

Calentamos el cazo con la gelatina a fuego muy lento durante 2 - 3 minutos hasta quede completamente disuelta, retiramos del fuego.

Echamos un par de cucharadas de la mezcla de mayonesa en la gelatina y removemos, luego pasamos esta mezcla al cuenco de la mayonesa, removiendo sin cesar (utilizamos una espátula para rebañar bien la gelatina del cazo).

Incorporamos el huevo con pepino a la mayonesa, salpimentamos a nuestro gusto, mezclamos, tapamos y reservamos en el frigorífico hasta que empiece a cuajar.

En un cuenco limpio y seco batimos la clara -con una pizca de sal- a punto de nieve suave e incorporamos a la mousse de huevo -cuando haya empezado a cuajar-.

Vertemos la mousse en el cuenco de servir y refrigeramos de 2 a 3 horas hasta que cuaje.

Justo antes de servir, adornamos con las tiras de anchoas, formando una celosía sobre la mousse, colocamos unas rodajas de huevo cocido en el borde y el cebollino o perejil por encima.

Servimos la mousse bien fría acompañada de unas tostas de pan.






Notas:

Podemos rellenar hojas de endivia o tiras de apio con la mousse y sustituir las anchoas por ventresca de atún o aceitunas o zanahoria rallada, admite bien distintos ingredientes.























martes, 7 de febrero de 2017

GUISO DE QUORN (micro-proteína vegetal), CON TOMATES Y AVELLANAS


Quorn, una micro-proteína vegetal que sustituye a la carne en las dietas vegetarianas, es un producto congelado bastante difícil de adquirir, se comercializa en pocos supermercados o herbolarios, lo suelo encontrar en Iceland,  una cadena inglesa de supermercados; esta receta es una adaptación del caldero de merluza que publiqué hace más o menos un año en el blog, podemos elaborar este plato con carne de pollo en lugar de la micro-proteína vegetal







Ingredientes:

400 gramos de Quorn.

2 cebolletas medianas, peladas y picadas.

2 dientes de ajo grandes, pelados y picados.

4 - 5 tomates pera maduros, pelados y picados.

4 tomates secos, suelo dejarlos enteros, pero podemos trocearlos, como más nos guste.

3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

 1 cucharadita -de las de café- de pimentón dulce de la Vera.

1 hoja de laurel.

3 -  4 granos de pimienta negra.

1 clavo de olor.

Caldo de pollo o de verduras.

Para el majado:

1 cucharadas sopera de avellanas enteras peladas.

Una rebanada de pan del día anterior de unos 20 gramos.

Aceite de oliva.

1 cucharada sopera de perejil fresco picado.

Sal.

Para acompañar:

Cous-cous o arroz blanco cocido.

Para decorar:

Cebollino fresco picado.







 Preparación:

Lo primero que haremos será hidratar los tomates secos en el aceite de oliva que vamos a utilizar después para freír el pan y saltear las avellanas.

En una olla con 3 cucharadas de aceite de oliva, cuando esté caliente añadimos la cebolla y rehogamos durante 10 minutos a fuego lento, removiendo de vez en cuando, añadimos el ajo y los tomates picados, salpimentamos y dejamos cocer durante 15 minutos, incorporamos el Quorn y rehogamos 2 -3 minutos, añadimos los tomates secos que teníamos hidratándose en el aceite, el pimentón, el laurel, los granos de pimienta y el clavo de olor, rehogamos brevemente y vertemos algo más de un vaso de caldo de pollo o de verduras, llevamos a ebullición y dejamos cocer unos 20 minutos a fuego medio.

Si durante la cocción vemos que el guiso se está quedando seco añadiremos algo más de caldo.

Mientras preparamos el majado: en una sartén con un poco de aceite de oliva, cuando esté bien caliente freímos la rebanada de pan por ambos lados, retiramos a una fuente con papel absorbente, salteamos las avellanas en la misma sartén con el aceite que haya quedado de freír el pan, retiramos las avellanas junto con el pan, dejamos enfriar un poco y machacamos en el mortero las avellanas, el pan tostado y el perejil picado hasta que quede una pasta homogénea.

5 minutos antes de terminar la cocción añadimos el majado al guiso y dejamos cocer todo junto.

Servimos el guiso acompañado de cous-cous o arroz blanco cocido y el cebollino picado.







Si quieres hacer el caldo de pollo casero:  

1 muslo o 1 pechuga de pollo, 2 puerros, 2 zanahorias pequeñas, 1 cebolla pequeña, 2 trozos de apio, 1 hoja de laurel, 4 granos de pimienta negra, sal y un litro de agua.
 Ponemos en una olla el muslo o la pechuga de pollo sin la piel, pelamos y lavamos los puerros, las zanahorias y la cebolla y añadimos enteros, quitamos las hebras del apio, lavamos y añadimos entero, añadimos la hoja de laurel, los granos de pimienta, la sal y el litro de agua, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante 35-40 minutos, cuando esté listo colamos el caldo y reservamos.







Si quieres hacer el caldo de verduras casero:

1 cebolla pequeña, 2 puerros, 2 ramas de apio, 2 zanahorias grande, 1 chirivía, 1 tomate maduro, 2-3 ramitas de perejil, 1 hoja de laurel, 3-4 granos de pimienta negra, sal y 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, lo ideal para hacer un buen caldo de verduras es utilizar 500 gramos de verdura por litro de agua.

Troceamos todas las verduras, lavamos bien, dejamos escurrir y salteamos con un par de cucharadas de aceite en una olla a fuego muy bajo durante varios minutos, añadimos un litro de agua, perejil, laurel, sal y pimienta, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante 40 minutos, pasado este tiempo colamos el caldo y reservamos.














viernes, 3 de febrero de 2017

SOPA DE LENTEJAS PERUANA



He hecho una sopa de lentejas que se prepara con caldo de gallina, pimentón, jengibre, cardamomo, pimienta Cayena, ralladura y zumo limón, lo que más me gusta de este plato peruano es el sabor tan rico que le dan las especias y el limón; siempre utilizo lentejas rojas, aunque en esta ocasión lleva lentejas cocidas de las que venden envasadas, pero con la lenteja roja está mejor







Ingredientes:

300 gramos de lentejas rojas.

2 cucharadas soperas de mantequilla -he sustituido por aceite de oliva virgen extra-.

1 cebolla mediana, pelada y picada.

1 cucharadita -de las de té- de azúcar moreno integral de caña.

1 limón mediano.

1 cucharadita -de las de café- de pimentón dulce de la Vera.

1 pizca de jengibre fresco rallado o en polvo.

 1 pizca de cardamomo recién molido o en polvo.

1 pizca de pimienta de Cayena.

Para el caldo de gallina:

1 gallina -con la piel- de 1 kg.

Un manojo de hortalizas compuesto por: 2 ramas de apio, 1 puerro con la parte verde, 2 zanahorias medianas, 1 nabo, 1 chirivía y 1 cebolla pequeña.

Unas ramas de perejil.

1 hoja de laurel.

4 granos de pimienta.

1 cucharadita -de las de té- de sal.

Para decorar:

Unas rodajas finitas de limón.

Unas ramitas de toronjil -he sustituido por perejil-.







Preparación:

Lavamos la gallina, lavamos y cortamos en trozos gruesos el apio y el puerro, pelamos, lavamos y troceamos la zanahoria, el nabo, la chirivía y la cebolla.

En una olla echamos la gallina, las hortalizas troceadas, el perejil, el laurel, los granos de pimienta y la cucharadita de sal, añadimos un litro y medio de agua fría, ponemos a fuego lento y dejamos cocer durante 2 horas, desespumar el caldo de vez en cuando.

Lavamos, escurrimos y echamos las lentejas en una olla, cubrimos de agua fría, ponemos a fuego medio y llevamos a ebullición, bajamos el fuego y dejamos cocer durante 10 minutos.

Cuando esté listo el caldo retiramos del fuego, sacamos la gallina, quitamos la piel y los huesos y cortamos en trozos pequeños. Colamos el caldo y reservamos.

Derretimos la mantequilla en una olla, caramelizamos en ella el azúcar, añadimos la cebolla picada y rehogamos hasta que esté transparente.

Cuando esté pochada la cebolla, añadimos el caldo de gallina, las lentejas escurridas y la carne troceada, calentamos a fuego lento.

Lavamos el limón con agua, rallamos una gran parte de la corteza y exprimimos el zumo, lo añadimos a la sopa junto con las especias: el pimentón, el jengibre, el cardamomo y la pimienta de Cayena, removemos con cuidado y dejamos reposar la sopa 5 minutos.

Servimos en cuencos individuales con el perejil y las rodajas de limón.