jueves, 30 de enero de 2014

JUDÍAS VERDES AL ESTILO HINDÚ (con salsa de yogur y curry)



 Esta receta de judías verdes preparadas con salsa de yogur y curry picante es una manera sana y diferente de tomar verduras, un plato que no resulta nada pesado, es apto para vegetarianos y para todo el que le guste la cocina con mucho sabor







Ingredientes:

500 gramos de judías verdes redondas.

200 gramos de patatas.

2 cebollas pequeñas.

1 cucharada de mantequilla.

40 gramos de pasas sultanas.

2 cucharadas soperas de curry picante en polvo.

1/2 vaso de caldo de verduras.

1 yogur natural.

1 cucharadita (de las de café) de maizena.

Sal y pimienta negra recién molida.







Preparación:

Ponemos las pasas a remojo en un vaso con agua caliente.

Quitamos las puntas a las judías verdes, cortamos diagonalmente en trozos de 3-4 centímetros, las lavamos bien.

Pelamos las patatas, las cortamos en dados y las lavamos.

Ponemos las judías en una olla, la cubrimos de agua y la llevamos al fuego, dejamos cocer con la olla tapada, a los 10 minutos, añadimos las patatas, tapamos la olla y dejamos cocer 10-15 minutos o hasta que estén tiernas.

Mientras preparamos la salsa de yogur con curry:

 Pelamos las cebollas y las picamos en trozos pequeños.

Derretimos la mantequilla en una sartén, añadimos las cebollas y rehogamos hasta que estén transparentes, añadimos el curry, rehogamos un momento y añadimos el caldo de verduras, mezclamos el yogur con la maizena y lo añadimos a la sartén, añadimos también las pasas escurridas, sazonamos con sal y pimienta al gusto, dejamos cocer suavemente durante 5 minutos.

 Justo antes de servir añadimos las judías y las patatas escurridas a la salsa de curry, calentamos unos minutos y listo.







Notas:

Este plato resulta mejor si las judías y las patatas están al dente, podemos acompañarlo de arroz basmati cocido o pan indio chapati.













martes, 28 de enero de 2014

PAN DE NARANJA Y COCO (especialidad de Trinidad-Tobago)



 Este tierno y esponjoso bizcocho de naranja y coco fresco es una especialidad de Trinidad y Tobago -dos islas principales y varias islas más forman un estado independiente situado en el sur del mar Caribe-, se elabora igual que el Pan de naranja de Barbados pero los trinitenses le añaden coco y el resultado es un bizcocho totalmente diferente, aunque los dos están muy buenos







Ingredientes:

225 gramos de harina.

 1 sobre de levadura química (yo utilicé Royal).

 1/2 cucharadita (de las de té) de sal.

 100 gramos de azúcar.

1 huevo grande.

225 mililitros de zumo de naranja.

4 cucharadas soperas de mantequilla sin sal, derretida.

1/4 de coco fresco rallado.

Mantequilla para engrasar el molde.







Preparación:

Encender el horno a 180º, calor arriba y abajo.

Engrasar un molde de plum-cake con mantequilla derretida.

Mezclar la harina tamizada con la levadura, añadir la sal y el azúcar, mezclar.

Hacer un zumo de naranja (yo he necesitado 3 naranjas) y llenar algo menos de una taza.

Batir muy bien el huevo y añadir removiendo al zumo de naranja, añadir la mantequilla derretida, mezclar e incorporar al cuenco de harina, batir con batidora de varillas (o batidora normal) hasta conseguir una masa homogénea, añadir el coco rallado y mezclar con una cuchara de madera.

Verter la masa en el molde, colocar en la bandeja del horno a media altura y hornear durante 35 o 40 minutos, pasado este tiempo insertar una aguja de puno en el pan de naranja para comprobar que sale limpia (si la aguja sale con restos de masa, dejar 10 o 15 minutos más, volver a insertar la aguja y comprobar de nuevo que sale limpia), retirar el bizcocho del horno, dejar enfriar 5 minutos en el molde y luego volcar sobre una rejilla para terminar de enfriar.

Este bizcocho ha necesitado 55 minutos de horno.

Esperar a que esté totalmente frío antes de cortar.







Notas: 

 El coco fresco le aporta mucho sabor a este bizcocho, combinado con la naranja resulta delicioso.

Se puede sustituir el coco fresco por coco deshidratado pero cambia bastante el sabor y la textura del bizcocho, con el coco fresco queda más jugoso.

  









domingo, 26 de enero de 2014

GAMBAS AL PIL-PIL



Lo ideal es hacer las gambas al pil-pil en una cazuela de barro, pero también salen muy ricas en una sartén, un plato que se prepara en un momento, colocamos todos los ingredientes en una cazuela de barro o sartén, cocinamos a fuego fuerte un par de minutos y listo para comer, indispensable un buen pan para mojar la salsa






Ingredientes:

250 gramos de gambas arroceras frescas.

5 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

1 cucharada sopera de vino amontillado -opcional-.

2 dientes de ajo, pelados y fileteados.

1 cucharada sopera de perejil fresco picado.

1 trozo de chile -algo menos de medio chile-, sin semillas y cortado en tiras.

1 cucharada sopera rasa de pimentón dulce de la Vera.

Sal al gusto.






Preparación:

Echamos el aceite en una cazuela de barro o en una sartén, añadimos los ajos, las gambas,

esparcimos el perejil y el chile por encima, regamos con el vino, añadimos la sal y el pimentón,

ponemos la sartén al fuego y dejamos cocer 2-3 minutos a fuego fuerte, solo el tiempo justo para que

se haga un poco el ajo y la gamba esté en su punto, retiramos del fuego y servimos.





Notas:

En lugar de chile fresco podemos poner 2 o 3 guindillas secas, también podemos añadir el pimentón

dulce o picante y lo ideal es preparar este plato con gambas arroceras frescas, pero podemos sustituirlas por gambas o langostinos congelados.
















miércoles, 22 de enero de 2014

POLLO A LA SIDRA CON MANZANAS

 

Hoy he preparado un plato rápido y fácil de elaborar pero con un resultado estupendo, la sidra y la manzana dan muy buen sabor a las pechugas de pollo y el romero le proporciona mucho aroma, un plato suculento y nutritivo


  



Ingredientes (para 4 personas):

2 pechugas de pollo de corral, sin la piel.

Sal y  pimienta negra recién molida al gusto.

2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

1 diente de ajo, pelado y machacado.

1 cebolla mediana, pelada y picadita.

2 manzanas reinetas, cortadas en rodajas, sin pelar y quitando la parte del centro con un cuchillo.

300 mililitros de sidra dulce -he utilizado sidra El gaitero-.

2 ramitas de romero fresco.

1 cucharada sopera de harina.

25 gramos de mantequilla.







Preparación:

Ponemos una olla grande en el fuego con el aceite y la mitad de la mantequilla, cuando esté caliente añadimos las pechugas de pollo salpimentadas previamente y las doramos un poco por ambas lados, las retiramos de la olla y reservamos, añadimos el ajo y la cebolla, rehogamos hasta que tome color, incorporamos de nuevo las pechugas, añadimos la sidra y las ramitas de romero, llevamos a ebullición y bajamos el fuego, tapamos la olla y dejamos cocer a fuego moderado unos 10-12 minutos.

Pasados los 10-12 minutos añadimos las manzanas, dejamos cocer 4-5 minutos y cuando estén tiernas (pero sin romperse), las sacamos a una fuente, comprobamos que el pollo está cocido, lo sacamos a una fuente, retiramos el romero y lo desechamos.

Para espesar la salsa, batimos en un cuenco la mantequilla restante derretida con la harina, añadimos a la olla, dejamos cocer sin dejar de remover hasta que espese, retiramos del fuego y servimos el pollo con la salsa, dos rodajas de manzana y adornamos con una ramita de romero.







Notas:

 Para que no se rompan las manzanas durante la cocción, no las suelo colocar en la olla todas a la vez,  las voy colocando dentro de la olla en tandas de dos y las voy sacando cuando han hervido unos minutos, pongo dentro de la olla otras dos rodajas, dejo cocer, las saco, repito la operación hasta que acabo con todas, así tenemos espacio suficiente en la olla para moverlas bien y no se amontonan.
  
Esta receta podemos hacerla igual pero cambiando el pollo por chuletas de cerdo.






  





lunes, 20 de enero de 2014

ÑOQUIS DE PATATA CON JENGIBRE Y KUMQUATS



Cardamomoycilantro





La entrada anterior a esta que publico hoy son unos ñoquis de patata al gorgonzola que hice hace un par de semanas aunque lo subí al blog bastantes días después, hoy he vuelto a preparar ñoquis  pero con una salsa completamente diferente, desde que compré hace un par de días kumquats en la frutería empezó a rondarme en la cabeza hacer una salsa para los ñoquis, pensé que seria una buena combinación y el resultado es que están buenísimos, nos ha gustado mucho esta salsa, la he preparado con aceite aromatizado con jengibre, ajo y chile, además lleva cilantro fresco y kumquats (he añadido la pulpa muy picadita y la cáscara cortada a tiras finas), lo he decorado con unas rodajitas de naranja y unas lascas de queso manchego, una combinación exquisita, llena de sabor, me ha gustado mucho la salsa de hoy, creo que tiene que estar muy buena con cualquier tipo de pasta, ya probaré en otra ocasión.







Ingredientes (para 3 personas):

Para los ñoquis:

 500 gramos de patatas, 100 gramos de harina de trigo tamizada, 1 yema de huevo, 1/2 cucharadita (de las de té) de sal.
Harina para trabajar la masa de los ñoquis.

Para la salsa de jengibre y kumquats:

5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
25 gramos de mantequilla.
1 trozo de jengibre del tamaño de una nuez.
2 dientes de ajos.
1/2 chile rojo.
1 cucharada de cilantro fresco muy picadito.
8 kumquats.
Sal y pimienta negra recién molida al gusto.

Unas lascas de queso manchego y 1 naranja para decorar (opcional).





  

Preparación:

Para hacer los ñoquis, lavamos muy bien las patatas con la piel y las añadimos a una olla con agua hirviendo, añadimos un poco de sal y las dejamos cocer durante 1/2 hora, después las apartamos del fuego, las escurrimos, las dejamos enfriar un poco y todavía calientes las pelamos y las pasamos por el pasapurés, dejamos enfriar.
Cuando el puré de patatas esté frío añadimos un poco de sal y la harina poco a poco, mezclando bien, añadimos la yema de huevo y mezclamos hasta obtener una masa homogénea (una masa no muy dura y que podamos trabajar bien con ella, sin que se pegue demasiado), ponemos un poco de harina esparcida sobre la mesa de trabajo y sobre nuestras manos para que no se nos pegue la masa y la vamos estirando, la hacemos rodar con las manos sobre la encimera para que se haga una tira larga y fina (como un bastón), cortamos con un cuchillo trozos de 2-3 centímetros y aplastamos uno de los lados con un tenedor, a modo de dibujo, cuando esté toda la masa cortada en trocitos esparcimos un poco de harina sobre una fuente grande y vamos colocando los ñoquis un poco separados entre si para que no se peguen, dejamos 15 minutos en el frigorífico para que endurezcan un poco.

Mientras preparamos la salsa de jengibre y kumquats:

Lavamos el medio chile, lo abrimos por la mitad a lo largo, le quitamos las semillas y lo cortamos a tiras finas.
Pelamos el jengibre y lo rallamos.
Pelamos los ajos y los picamos muy finamente.
Lavamos los kumquats, los secamos, los partimos a lo largo en cuatro trozos, separamos la cáscara de la pulpa, retiramos los huesos, la pulpa la picamos en trocitos pequeñitos y la cáscara la cortamos en tiras, reservamos ambas.
Ponemos una sartén al fuego con el aceite, cuando esté caliente añadimos el jengibre, el chile y el ajo, los rehogamos un par de minutos a fuego moderado y añadimos la mantequilla, la pulpa y las tiras de cáscara de los kumquats, el cilantro, la sal y la pimienta negra, rehogamos todo junto un par de minutos, retiramos del fuego y reservamos.

Ponemos una olla al fuego con bastante agua, cuando empiece a hervir añadimos una cucharadita (de las de té) de sal y vamos añadiendo los ñoquis poco a poco (para que no deje de hervir el agua), los dejamos cocer (tardan un par de minutos) y estarán listos cuando salgan a la superficie (los escurrimos y los sacamos con la espumadera cuando los veamos flotando sobre el agua), los ponemos en una fuente para que se evapore un poco el agua (como la salsa lleva aceite debemos añadirle los ñoquis bastante secos), ponemos de nuevo el aceite de jengibre en el fuego y añadimos los ñoquis, removemos con cuidado, calentamos, si vemos que tiene poco aceite añadimos un poco más y listo para servir, adornamos el plato con unas lascas de queso manchego por encima y unos trozos de naranja.







Notas:

Los ñoquis preparados de esta forma no resultan nada pesados, cuando los pruebas te sorprende su sabor picante y ácido y están ricos, ricos.

El kumquat, también llamada naranja enana, es una fruta cítrica que procede de Asia, contiene vitamina C, vitamina B9 (ácido fólico), minerales como el potasio, magnesio, fósforo, calcio, hierro, fuente de fibra y antioxidantes.

El aceite, el jengibre, el cilantro, el ajo y el chile también aportan nutrientes beneficiosos para la salud, añadiéndole un poco de queso conseguimos un plato equilibrado y apto para vegetarianos.










Cardamomoycilantro












domingo, 19 de enero de 2014

ÑOQUIS DE PATATA AL GORGONZOLA


Cardamomoycilantro

Los ñoquis son un tipo de pasta de origen italiano (aunque existen recetas con similar preparación en países tan distintos como Austria, Alemania, Hungría, Chile, Paraguay, Uruguay, Venezuela o Polonia entre otros), su elaboración es bien sencilla, el ingrediente principal suele ser la patata aunque también se puede elaborar con calabaza, pan rallado o yuca, le añadimos harina de trigo aunque también puede ser harina de castaña o de maíz y por último le añadimos a la preparación yema de huevo, se obtiene una masa que se moldea y se corta en porciones pequeñas, se dejan cocer en agua hirviendo un par de minutos y los ñoquis acompañados de la salsa que más nos guste están listos para disfrutarlos, un plato italiano de pasta que está buenísimo y que es más fácil de preparar de lo que parece, merece la pena probarlo, es un plato diez.









Ingredientes (para 3 personas):

Para los ñoquis: 500 gramos de patatas, 100 gramos de harina de trigo tamizada, 1 yema de huevo, sal.
Harina para trabajar la masa de los ñoquis.
Queso parmesano rallado.

Para la salsa gorgonzola: 1 brick de nata ligera de 200 gramos. 100 gramos de queso Gorgonzola, sal y pimienta negra recién molida.









Preparación:

Para la salsa de gorgonzola:

Ponemos una sartén a fuego bajo y añadimos la nata, dejamos cocer para que vaya espesando unos 5 minutos, añadimos el queso troceado, la sal y la pimienta, dejamos cocer a fuego bajo otros 5 minutos más o menos para que se derrita el queso y termine de espesar la salsa, retiramos del fuego y reservamos.

Para preparar los ñoquis:

Lavamos muy bien las patatas con la piel y las añadimos a una olla con agua hirviendo, añadimos un poco de sal y las dejamos cocer durante 1/2 hora, después las apartamos del fuego, las escurrimos, las dejamos enfriar un poco y todavía calientes las pelamos y las pasamos por el pasapurés, dejamos enfriar.

Cuando el puré de patatas esté frío añadimos un poco de sal y la harina poco a poco, mezclando bien, añadimos la yema de huevo y mezclamos hasta obtener una masa homogénea (una masa no muy dura y que podamos trabajar bien con ella, sin que se pegue demasiado), ponemos un poco de harina esparcida sobre la mesa de trabajo y sobre nuestras manos para que no se nos pegue la masa y la vamos estirando, la hacemos rodar con las manos sobre la encimera para que se haga una tira larga y fina (como un bastón), cuando esté bastante fina cortamos con un cuchillo trozos de 2-3 centímetros y aplastamos uno de los lados con un tenedor, a modo de dibujo, cuando esté toda la masa cortada en trocitos esparcimos un poco de harina sobre una fuente grande y vamos colocando los ñoquis un poco separados entre si para que no se peguen, los dejamos reposar unos 15 minutos en el frigorífico para que endurezcan un poco.

Pasados los 15 minutos ponemos una olla al fuego con bastante agua, cuando empiece a hervir añadimos una cucharadita (de las de té) de sal y vamos añadiendo los ñoquis poco a poco (para que no deje de hervir el agua), los dejamos cocer (tardan un par de minutos) y estarán listos cuando salgan a la superficie (con la espumadera los escurrimos y los vamos sacando cuando los veamos flotando sobre el agua), los colocamos en una fuente, cuando estén todos cocidos podemos servir los ñoquis con la salsa de gorgonzola que hemos calentado a fuego lento mientras cocíamos la pasta. Ponemos un cuenco aparte con queso parmesano rallado para que cada comensal pueda servirse la cantidad que desee.









Notas:

A la hora de servir la ración de ñoquis tenemos que tener en cuenta que llenan bastante, si además lo acompañamos con una salsa de queso gorgonzola tendremos suficiente con poca cantidad porque es un plato muy saciante.

Es importante que la harina la hayamos tamizado previamente antes de añadirla al puré de patatas para elaborar los ñoquis.











Cardamomoycilantro










jueves, 16 de enero de 2014

TAGARNINAS FRITAS

 


La tagarnina es una cardo comestible que crece silvestre en el campo, se recoge durante los meses de invierno, aunque hoy en día es un lujo poder disfrutar de un buen plato de tagarninas y no precisamente por lo que cuesta, me ha costado 1 euro el manojo, pero cada vez es más difícil encontrarlas en la frutería o en el mercado de abastos porque tiene mucho trabajo recogerla (es una planta que pincha bastante, tienes que saber cogerla para no pincharte demasiado, saber pelarla con cuidado y sobretodo tienes que arrancar una considerable cantidad de plantas para obtener un manojo de tagarninas), normalmente la persona que las recoge lo hace por necesidad, para ganar un poco de dinero o por entretenimiento -me refiero sobre todo a personas mayores que les gusta el campo y acostumbran a cogerlas para su propio consumo-.











Ingredientes:

1 manojo grande de tagarninas -peladas-.

Harina de trigo especial para freír.

Aceite de oliva virgen extra para freír.

Sal al gusto.











Preparación:

Quitamos a las pencas de las tagarninas los posibles pinchos que le puedan quedar -si, suelen quedar pinchos incluso después de peladas-, con un cuchillo pequeño se hace fácilmente, después se cortan en trozos regulares de unos 6-7 centímetros y lavamos muy bien.

Ponemos una olla con agua en el fuego y cuando empiece a hervir añadimos las tagarninas lavadas y dejamos cocer hasta que estén al dente, unos 25 minutos, retiramos del fuego y colocamos en un escurridor para que suelten el agua, dejamos que se enfríen.

Cuando vayamos a freírlas añadimos un poco de sal, enharinamos y pasamos por un cedazo, para eliminar el exceso de harina.

Ponemos una sartén con aceite al fuego y cuando esté bien caliente freimos las tagarninas en tandas pequeñas, cuando estén doradas las sacamos -cuidando que no se quemen porque se hacen rápido-, las ponemos en un fuente con papel absorbente para quitar el exceso de grasa y listas para consumir.
 










                                                                            Notas:

Creo que las generaciones más jóvenes no conocen esta planta ni que se pueda cocinar con ella platos tan ricos, además de fritas podemos preparar las tagarninas en un revuelto de huevos, en tortilla, añadiéndolas al puchero, guisadas, preparadas en un pastel (salado, naturalmente) y en otras muchas recetas.

He comprado algunas veces tagarninas de vivero y están buenas aunque el sabor y la textura cambian bastante, las mejores son las tagarninas silvestres porque tienen un sabor más pronunciado y más fibra.










File:Tagarninas-cortadas.JPG
Fuente: WIKIPEDIA















 
 
 
 
 
 
 
 
 

martes, 14 de enero de 2014

PURÉ DE CALABAZA CON COSTRONES DE PAN FRITO

 
 

Con las bajas temperaturas que sufrimos estos días no hay nada mejor para cenar que un cuenco humeante de puré de calabaza acompañado de unos costrones de pan fritos en aceite de oliva, un plato simple pero con mucho color, te aporta vitaminas y minerales y está buenísimo.
 







 
Ingredientes:
 
1 calabaza cacahuete -de unos 800 gramos aproximadamente-.
 
 2 zanahorias.
 
 1 tomate maduro pequeño.
 
 1 cebolla pequeña.
 
1 rama de apio.
 
 1 nabo mediano.
 
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
 
 Sal al gusto.
 
Para los costrones:
 
 1 rebanada de pan de molde y aceite de oliva para freír.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
Pelamos, troceamos y lavamos todas las hortalizas, las ponemos en una olla y las cubrimos con agua -un dedo por encima de las hortalizas-, dejamos cocer 20-25 minutos hasta que estén tiernas, pasamos por la batidora y después por el colador chino, ponemos de nuevo en la olla y añadimos el aceite y la sal al gusto.
 
Para hacer los costrones: cortamos la rebanada de pan de molde en cuadraditos pequeños, ponemos una sartén al fuego con aceite y cuando esté bien caliente freímos el pan, removiendo continuamente con una espátula para que se doren igual por todos lados, retirar y dejar sobre papel absorbente para quitar el exceso de grasa.
 
Servir el puré de calabaza en cuencos individuales y los costrones aparte para que cada comensal pueda añadirlos a su gusto.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Notas:
 
La calabaza está compuesta en un 90% de agua, tiene mucha fibra, es antioxidante, nos aporta gran cantidad de vitamina A, B,  C, en menor cantidad también tiene vitamina E, B1 y minerales como Potasio, Fósforo, Calcio, Cobalto, Boro, Zinc, Magnesio, Hierro.


 
  













lunes, 13 de enero de 2014

GUACAMOLE MEXICANO



 Del guacamole mexicano existen muchas versiones y creo que todas están buenas, esta versión la hago hoy por primera vez, la única diferencia con el guacamole que preparo siempre en casa es que lleva una rama de apio, esta receta pertenece a un libro de cocina internacional que tengo desde hace muchos años y el resultado me ha gustado, le aporta sabor, así que de ahora en adelante añadiré apio al guacamole.










Ingredientes:

1 aguacate maduro.

1 rama pequeña de apio, muy picadita.

1 cucharada sopera de cebolla, rallada.

1 cucharada sopera de cilantro fresco, muy picadito.

1 diente de ajo, muy picadito.

1/2 tomate pera maduro, pelado y muy picadito.

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.

2 cucharadas soperas de limón exprimido.

Sal al gusto.

Una pizca de guindilla cayena molida.

Un paquete de nachos para acompañar.










Preparación:

Partimos el aguacate por la mitad, quitamos el hueso central, pelamos, ponemos en un bol y aplastamos con un tenedor hasta reducirlo a puré, añadimos el resto de ingredientes, removemos bien y servimos en un cuenco, con un poco de guindilla molida por encima.

Acompañamos el guacamole con unos nachos.








  


Notas:

El hueso central del aguacate no lo tiramos, nos sirve para que no se oxide el guacamole una vez que esté preparado, hasta que vayamos a consumirlo ponemos el hueso encima, en contacto con el guacamole y no se oscurece, cuando vayamos a consumirlo lo retiramos.

 El aguacate nos aporta fibra, ácidos grasos esenciales y proteínas de alta calidad beneficiosos para el organismo, es rico principalmente en vitamina E y en menor medida contiene vitamina A, B1, B2, B3, B6, C, D y K, tiene minerales como el potasio y el ácido fólico, un súper alimento que no debe faltar dentro de una dieta equilibrada.









 









sábado, 11 de enero de 2014

BOQUERONES RELLENOS DE ATÚN


 Qué buenos están los boquerones rellenos de atún, son fáciles de preparar y tienen muy buena presentación, la ensalada de pimientos asados es el mejor acompañamiento para este plato





Ingredientes:

1/2 kilo de boquerones de tamaño grande.

1 lata de atún en aceite de oliva.

1 huevo cocido.

Un trozo de miga de pan de unos 20-25 gramos.

Sal.

Para el rebozado:

 Harina de trigo, huevo y pan rallado.

Para freír:

Aceite de oliva

Para decorar:

Mayonesa y unas hojas de rúcula o de lechuga.




Preparación:

Limpiamos los boquerones de cabezas y espinas, los lavamos con bastante agua para que no quede nada de sangre, los colocamos en dos platos superpuestos para que escurra todo el líquido, los guardamos en la nevera.

Preparamos el relleno: mezclamos la lata de atún escurrida con el huevo cocido rallado y la miga de pan deshecha, removemos hasta conseguir una masa homogénea.

Vamos colocando los boquerones en una fuente, extendidos y con la piel hacia abajo, esparcimos un poco de sal por encima, ponemos un cordón fino de masa en cada boquerón y los cerramos, los pasamos por harina, huevo y pan rallado y los freímos en abundante aceite de oliva muy caliente, una vez fritos colocarlos en papel absorbente para quitar el exceso de grasa.

 Servimos los boquerones en una fuente, sobre unas hojas de rúcula y con mayonesa por encima.





Notas:

 Esta receta -típica de un precioso pueblo a cincuenta kilómetros de Málaga capital que se llama Antequera- tiene influencia francesa, se remonta a los tiempos que sucedieron a la Guerra de la Independencia, cuando algunos militares procedentes del país vecino se asentaron en esta localidad malagueña, se dedicaron a labores agrícolas e industriales, alcanzaron una situación económica privilegiada y contrataron a cocineros franceses, enriqueciendo así la gastronomía del lugar.












miércoles, 8 de enero de 2014

ENSALADA CON FRUTOS SECOS Y AJO ASADO

Cardamomoycilantro
 Vi como preparaban esta ensalada en un programa de televisión hace muchos años, desde entonces  la hago regularmente porque es muy sana y está buenísima






 Ingredientes:

1 lechuga iceberg o 1 lechuga romana o la que más nos guste.

5 dientes de ajos.

Un puñado de frutos secos variados (nueces pecanas, nueces, avellanas americanas).

Sal.
Vinagre balsámico de Módena.
Aceite de oliva.
Aceitunas negras.





Preparación:

Cortar la lechuga en juliana, lavar muy bien y escurrir.

 Trituramos los frutos secos en la picadora o en el mortero.
Asar los ajos sin pelar en una sartén a fuego medio, dándoles la vuelta para que se haga por todos lados, cuando estén bien asados los pelamos y los machacamos en el mortero con una pizca de sal, añadimos los frutos secos triturados y los mezclamos bien, añadimos la sal, el vinagre y el aceite, removemos bien y añadimos la vinagreta a la lechuga, decoramos con las aceitunas.





Notas:

 Los ajos asados con los frutos secos combinan muy bien además cuidan nuestro corazón.










Cardamomoycilantro








domingo, 5 de enero de 2014

SOPA PICANTE DE RÚCULA Y CEBOLLA DULCE

 
 
Habitualmente preparo la rúcula en ensalada o hago un sándwich de pollo a la plancha al que le  añado unas hojas de rúcula y alguna salsa, pero siempre la he consumido sin cocinar, hasta hoy que he preparado esta sopa, además lleva cebolla dulce, yogur de limón, nata, zumo de naranja y limón, vino blanco, pimienta cayena y va acompañada de unas rebanadas de pan frito con chile que le da un toque picante.

 
 
 
 
 
 
 
 

 Ingredientes:

200 gramos de rúcula.
 
200 gramos de cebolla dulce.
 
4 cucharaditas de mantequilla.
 
100 mililitros de vino blanco.
 
1/2 litro de caldo de verduras.
 
4 cucharadas de nata líquida y algo más para decorar.
 
1 yogur ecológico de limón.
 
100 mililitros de zumo de naranja.
 
50 mililitros de zumo de limón.
 
1 chile rojo pequeño.
 
8 rebanadas finas de pan baguette.
 
1 cucharada de aceite.
 
Sal y pimienta de cayena (guindilla).
 
Unas hojas de rúcula.
 
 
 

 
 
 
 
 
 
Preparación:
 
 Lavamos, picamos y escurrimos muy bien la rúcula -reservamos varias hojas para adornar la sopa-.
 
Pelamos, lavamos y picamos la cebolla.
 
Ponemos una olla al fuego, añadimos la mitad de la mantequilla, la cebolla y la rúcula y sofreímos 2-3 minutos sin dejar de remover, incorporamos el vino y el caldo de verduras, tapamos y dejamos cocer 8-10 minutos a fuego lento.
 
Retiramos del fuego y reducimos a puré con la batidora, ponemos de nuevo en la olla y añadimos la nata y el yogur sin dejar de remover, añadimos el zumo de naranja y limón, la sal y la pimienta de cayena, removemos y ponemos a calentar a fuego muy bajo.
 
Preparamos las rebanadas de pan con chile, cortamos el chile por la mitad longitudinalmente, les quitamos las semillas, lavamos bien, secamos y picamos muy finamente.
 
Calentamos el aceite y la mitad de la mantequilla restante en una sartén y sofreímos el chile unos instantes -para que no se queme-, añadimos las rebanadas de pan y doramos por ambos lados a fuego medio, añadimos un poco de sal y pimienta de cayena al gusto.
 
Servimos la sopa en cuencos individuales, decoramos con las hojas de rúcula, un poco de nata y las rebanadas de pan frito.
 
 
 

 
 
 
 

Notas:
 
 La rúcula ha sido cultivada en el mediterráneo desde la época romana, pero hasta los años 90 no fue sometida a estudios científicos, actualmente se cultiva en diferentes partes del mundo, especialmente en Veneto (Italia). Esta hortaliza tiene un contenido elevado de vitamina A, ácido fólico y vitamina B, vitamina C, vitamina K (favorece que nuestro organismo asimile el calcio), hierro, potasio, fósforo y manganeso.
 
Contiene una sustancia (glucosinato) muy efectiva en la lucha de determinados tipos de cáncer (de pancréas, de mama, colorrectal), clorofila, carotenoides (que evitan las cataratas) además de otras muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo.


 

 




Si quieres hacer el caldo de verduras casero:

1 cebolla pequeña, 2 puerros, 2 ramas de apio, 2 zanahorias grande, 1 chirivía, 1 tomate maduro, 2-3 ramitas de perejil, 1 hoja de laurel, 3-4 granos de pimienta negra, sal y 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, lo ideal para hacer un buen caldo de verduras es utilizar 500 gramos de verdura por litro de agua.
 
Troceamos todas las verduras, lavamos bien, dejamos escurrir y salteamos con un par de cucharadas de aceite en una olla a fuego muy bajo durante varios minutos, añadimos un litro de agua, perejil, laurel, sal y pimienta, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante 40 minutos, pasado este tiempo colamos el caldo y reservamos.